Jueves 24/08/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

¿España fuera del euro? Bancos extranjeros no descartan que el país abandone la moneda única e incluyen una cláusula de salvaguarda: BNP y Deutsche ya lo aplican

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las alarmas se han disparado más que nunca, con la prima de riesgo española superando la barrera de los 400 puntos y con una rentabilidad por encima del 6%. Esos niveles nos colocan en el punto de mira de Bruselas, que escruta la sostenibilidad de las cuentas. A más a más, bancos extranjeros contemplan la posibilidad de que España salga del euro. Y están tomando medidas.

El nuevo balón de oxígeno a Grecia y el acuerdo sobre deuda en Estados Unidos han sido insuficientes para calmar los ánimos de los inversores, que siguen cuestionando la solvencia de España.

En la banca hay también preocupación por una posible intervención. En concreto, los bancos extranjeros no descartan que España pueda quedar fuera del euro y vuelva a la peseta como moneda de uso. Algunas entidades financieras, como BNP Paribas, han comenzado a aplicar medidas para reducir riesgos frente a situaciones imprevistas.

Según ha podido saber El Confidencial Digital en fuentes financieras, entre los ajustes que bancos extranjeros están comenzando a incluir, para hacer frente a la nueva situación, destaca la aparición de una cláusula en la concesión de préstamos a operaciones en las que intervienen empresas españolas

En Deutsche Bank reconocen que esta poslbilidad también se ha debatido internamente, aunque, por el momento, no se ha introducido este requisito en ese tipo de créditos.

Los bancos están poniendo como condición a estas compañías que “si España sale del euro, el acuerdo seguirá teniendo esa moneda como divisa de referencia”. Es uno de los requisitos para suscribir el préstamo, que da muestra de la falta de confianza en el país.

Con ello, las entidades admiten, a pesar de que se trata de un escenario remoto, la posibilidad de que España pueda quedar fuera de la moneda única. Con la implantación de estas cláusulas pretenden reducir al máximo sus riesgos, debido al lento crecimiento de la economía española.

Los mercados no dan tregua a España

El riesgo país concluyó el lunes en sus máximos de cierre desde la introducción del euro, en 374 puntos. Ayer, antes incluso de la apertura de las bolsas europeas, esta cifra siguió aumentando, hasta marcar un nuevo récord en los 404.

Los rumores de posibles compras de deuda española por parte de China frenaron la desbandada inicial y dejaron la prima de riesgo al final del día alrededor de los 380 puntos. También la presión sobre la deuda logró relajarse ligeramente durante la jornada y la rentabilidad del bono bajó al 6,25% al cierre de los mercados.

Los expertos sitúan el nivel crítico para salir al auxilio de una economía con una prima de riesgo, que mide la diferencia a pagar por el bono español a 10 años respecto a su homólogo alemán, situada en los 400 puntos, y con la rentabilidad de dichos bonos en el 7%.

La prima de riesgo de Grecia (en su primer rescate) se situaba cerca de los 1.000 puntos, la de Portugal en algo más de 600 y la de Irlanda, en casi 580 puntos. Dos semanas después de que el interés de su deuda de referencia superase el 7%, esos países fueron auxiliados.

Máxima alerta

El cruce de la línea roja de los 400 por parte de España obligó al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, a retrasar el comienzo de sus vacaciones. Tenía previsto desplazarse a primera hora de ayer a Doñana con su familia, para descansar durante dos semanas.

Sin embargo, los acontecimientos de las últimas horas le aconsejaron permanecer en su despacho del Palacio de la Moncloa hasta el final de la jornada. Pasadas las diez de la noche, se instaló, junto a su esposa, Sonsoles Espinosa, y sus hijas, en el Palacio de las Marismillas, con la intención de regresar puntualmente a Madrid para supervisar la situación.

Desde el lunes por la noche, está en contacto permanente con la vicepresidenta económica, Elena Salgado, y viene manteniendo continuas conversaciones con los Gobiernos de Francia, Italia y Alemania.

También en Italia, cuya rentabilidad en los bonos a dos y tres años ha superado a la de los españoles, los responsables del ministerio de Economía, el Banco Central y las autoridades de mercado -el denominado Comité de Estabilidad Financiera- siguen atentos a la evolución de los indicadores económicos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·