Miércoles 28/09/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

FG se declara confiado en su futuro e identifica a tres instigadores de la campaña contra él: Sebastián, Blanco y Solchaga

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El presidente del BBVA parece tomarse con mucha filosofía las voces que anuncian la intención del Gobierno de proceder a su relevo al frente del banco. Según ha sabido ECD, Francisco González identifica tres instigadores de este intento de golpe de mano –Miguel Sebastián, Pepiño Blanco y Carlos Solchaga- pero considera que la operación ni es factible, ni recomendable.

El presidente del BBVA parece tomarse con mucha filosofía las voces que anuncian la intención del Gobierno de proceder a su relevo al frente del banco. Según ha sabido ECD, Francisco González identifica tres instigadores de este intento de golpe de mano –Miguel Sebastián, Pepiño Blanco y Carlos Solchaga- pero considera que la operación ni es factible, ni recomendable.

 

Según se apunta desde fuentes cercanas a la entidad financiera, el primer personaje interesado en la caída del presidente del BBVA sería Miguel Sebastián. El director de la Oficina Económica de la Presidencia del Gobierno fue despedido de la dirección del Servicio de Estudios de esta entidad por disponer, según denuncian desde el entorno de FG, de los treinta analistas de esta división “para mayor gloria personal”.

 

Sebastián fue llamado a capítulo por la dirección del BBVA antes de su salida y se le hizo ver que este organismo, uno de los más prestigiosos en el área de la prospección económica, debía estar no para lucimiento propio sino para el estudio de los tipos de interés, la evolución del dólar o las predicciones sobre el estado de la inflación.

 

Desde la entidad financiera parecen celebrar que Sebastián disponga ya de un “think tank” en Moncloa diseñado a su medida, pagado por todos los españoles y no por los accionistas de una empresa privada. La animadversión de Sebastián hacia FG tendría su origen en este “affaire”, explican algunos analistas.

 

Además, en el BBVA existe el convencimiento de que José Blanco lidera en privado el deseo de una parte del PSOE por “derrocar” al presidente, aunque públicamente el político jamás haya confirmado este punto, ni haya hecho referencias explícitas al respecto.

 

Por último, FG considera que también le intentan “mover la silla” aquellos “que quieren sacar tajada de la operación”, como sería el caso de Carlos Solchaga, que se las prometía muy felices con el cambio de Gobierno y que, de momento, no ha logrado entrar en ninguna compañía.

 

Desde la dirección del BBVA se insiste en lanzar un mensaje de tranquilidad y confianza en los años transcurridos desde aquella época en la que el Gobierno de turno, con mayor presencia accionarial en las grandes empresas, hacía y deshacía a su antojo. Ahora, insisten desde la entidad vasca, las cosas han cambiado.