Domingo 20/08/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Felipe González también tiene recetas para combatir la crisis: hacer caso a los genios que nos asesoran, que para eso se les contrata, y empatía frente al liderazgo autoritario

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Felipe González se apunta al carro de los ex presidentes de Gobierno que ofrecen recetas contra la crisis. El socialista subraya la importancia de “hacer caso a los genios que se contrata como asesores, que para eso trabajamos con ellos” y defiende la empatía y la coordinación de equipos frente a un liderazgo jerárquico y autoritario.

González ha aprovechado su presencia en la primera jornada de Expomanagement para ofrecer su ‘recetario anticrisis’ al igual que lo hiciera su sucesor en la presidencia del Gobierno, José María Aznar, con la presentación de su último libro sobre el mismo tema hace apenas una semana. Aznar, por cierto, será el encargado de cerrar en su intervención de hoy en la misma feria de dirección y gestión de ejecutivos, el tema sobre el que ayer habló González: ‘España, Europa y el Mundo’.

Pues bien, estas son, según ha podido recabar El Confidencial Digital, las principales recomendaciones de Felipe González para quienes quieran convertirse en los líderes “que nos saquen de la crisis”:

-- ‘Fortaleza emocional’ frente a ‘inteligencia emocional’. “Yo no creo en eso”, asegura refiriéndose a esta última. “Creo en la fortaleza emocional, que es la que permite mantener el equilibrio durante el éxito pero también mientras nos arrastramos por el fracaso”.

-- “Hay que hacer caso a los genios, y perdonarles sus genialidades, que aunque sean molestas, les son propias”. Hace esta mención en referencia a los asesores o expertos que el líder debe consultar. “Si no les hacemos caso ¿para qué les contratamos?”. Se pregunta.

-- Luchar contra los peligros del ‘optimismo obligado’, aunque enfocar con buenas expectativas eilusión cualquier tarea, “es más que recomendable”.

-- Fomentar la empatía, la “capacidad de ponerse en el lugar de los demás y de, una vez logrado este primer paso, coordinar esos sentimientos ajenos como propios”. Esto es fundamental para la gestión de equipos, asegura el veterano político.

-- Es imposible ser líder –“bueno, malo, de cualquier tipo”- sin tener un proyecto claro y un compromiso aún más claro con esa idea-.

-- Reconoce que él lucha contra el estrés y se relaja “trabajando con las manos, ya sea cuidando árboles, trabajando piedras, cocinando o montando una mesa”.

--Preguntado sobre su ‘santuario particular’ reconoce que “la soledad más difícil siempre es la del último teléfono que suena”, es decir, la de saberse responsable de la decisión última. No obstante recuerda que “siempre ha preferido comunicar personalmente a la sociedad sus decisiones, antes que hacerlo en círculos profesionales reducidos, donde nos e pueden controlar las interpretaciones que lso demás hacen de lo que uno diga”.

-- Finalmente, recomienda “bajarse de vez en cuando de la tribuna para vernos desde abajo y recordar cuál es nuestra altura real”.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·