Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La Generalitat importa de Europa un modelo de “gestión privada” para cárceles: 6.500 plazas en centros más pequeños

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las cárceles catalanas han incorporado un nuevo modelo de financiación mixta que ha sido importado desde Europa y Estados Unidos. Se trata de un sistema basado en la adjudicación a una empresa privada del mantenimiento de un centro penitenciario por un periodo cercano a los 30 años.

Con este modelo, la Generalitat pretende ayudar a financiar los gastos de un amplio Plan de Equipamientos Penitenciarios que fue puesto en marcha en 2004 con la llegada del nuevo Gobierno de Cataluña, dado el aumento del número de presos en cárceles catalanas en los últimos años y el deterioro de algunas instalaciones. La financiación mixta consiste en la concesión por parte del sector público a una empresa privada para encargarse de las obras de un centro y su posterior mantenimiento. De este modo, la Generalitat adjudica a una empresa el proyecto a modo de “hipoteca” y la compañía debe hacerse cargo durante un periodo de 30 años de todas las reparaciones del edificio en el que se ubica la cárcel. Gracias a este modelo de financiación mixta, la Generalitat podrá afrontar el aumento de gastos a medio plazo del Plan de la Consejería de Justicia catalana, que contempla crear 6.500 nuevas plazas en seis años y abrir nuevos centros más pequeños repartidos por todo el territorio catalán. Se abrirán cuatro nuevos centros penitenciarios de régimen ordinario y cerrado en Bages y en las provincias de Barcelona, Tarragona y Gerona. Además de un centro preventivo y otro para mujeres en la provincia de Barcelona. El Plan de Equipamientos Penitenciarios también prevé establecer una división entre centros preventivos, abiertos y de cumplimiento y contempla remodelar varias cárceles. Así como el cierre de seis centros: tres en Barcelona, uno en Tarragona y otro en Gerona y Figueras, respectivamente. Todo ello antes de 2010. Este sistema lleva años funcionando a plena satisfacción en otros países europeos, como Francia, y está inspirado en el modelo estadounidense, donde gran parte de las cárceles están en manos de empresas privadas, dada la rentabilidad de las prisiones norteamericanas. Hay que tener en cuenta que en Estados Unidos, los presos trabajan y generan beneficio. En España el modelo de financiación mixta aplicado a centros penitenciarios es novedoso, aunque ya existe un modelo similar para hospitales que se aplica en centros de salud de varias Comunidades Autónomas, como Valencia o Madrid.

·Publicidad·
·Publicidad·