Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Iberdrola provocó, con llamadas a la prensa, titulares a favor de un cambio regulatorio, el ‘calentón’ de Economía y el desmentido de Zapatero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sucedió a finales de la semana pasada. Las insinuaciones de Solbes y Vegara sobre un posible cambio del marco regulatorio en materia de competencia fueron aprovechadas por el equipo de Sánchez Galán. Una historia desconocida, con titulares de prensa inducidos, enfados y desmentidos.

El ministro de Economía, Pedro Solbes, habló el pasado martes en el Congreso de los Diputados. “Nunca me posicionaré con ese tipo de argumentos más o menos racionales en un sentido o en otro, pero me encanta que haya empresas españolas muy potentes que vayan muy bien y que tengan posibilidad de hacer las cosas bien dentro y fuera de España”.   David Vegara, secretario de Estado de Economía, fue ese mismo día un poco más allá: el Gobierno “tiene sobre la mesa” la reflexión sobre la conveniencia de modificar la normativa que limita los derechos de voto entre operadores del sector, a raíz de los últimos movimientos corporativos en el sector energético español.   Según informaciones recogidas por El Confidencial Digital, destacados dirigentes de Iberdrola aprovecharon ese día estas dos declaraciones para alentar a determinados medios de comunicación a hacer hincapié sobre una supuesta predisposición del Ejecutivo Zapatero a cambiar la normativa que regula las fusiones y facilitarlas.   Hay que recordar que ese martes se acababa de conocer que ACS, presente en Unión Fenosa, había mostrado su intención de comprar el 10% de Iberdrola, aunque –según la legislación actual- no tendría más del 3% de los derechos de voto.   El pasado miércoles, efectivamente, gran parte de la prensa económica y generalista tituló en la línea apuntada: el Gobierno estaba apunto de cambiar las reglas del juego. Fuentes consultadas por ECD, confirman que el enfado en el Ministerio de Economía fue considerable por lo que se interpretó como un movimiento interesado de la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán por presionar al Gobierno.   La operación, explican las mismas fuentes, generó una enorme suspicacia pues hubo quien recordó unas palabras pronunciadas en público unas semanas antes por el presidente de Iberdrola, una intervención de Galán del siguiente tenor: la compañía no va a acudir a ninguna fusión porque el Gobierno tiene una regulación en materia de competencia que provoca que las empresas españolas se encuentren en inferioridad de condiciones frente a las extranjeras; hasta que el Ejecutivo no levante esas trabas, no vamos a participar en ningún proceso de concentración.   El jueves de la semana pasada fue el propio presidente del Gobierno el que salió a escena para definitivamente un jarro de agua fría sobre el movimiento de Iberdrola. Zapatero anunció desde Valladolid: “a día de hoy”, no existe “reflexión” abierta para una modificación de la ley que permita las fusiones entre grandes empresas energéticas españolas.   El Ejecutivo parece dispuesto a replantearse las cosas, explican algunos analistas cercanos a Moncloa, pero no quiere que la agenda se la marque el sector. “A día de hoy” no, al menos.