Martes 27/09/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El “choque de trenes” entre Industria y la CMT sube de temperatura: Montilla quiere pararle los pies a Carlos Bustelo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En el Ministerio de Industria cunde la perplejidad. Ni José Montilla ni los suyos dicen entender la política seguida por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) que tachan de provocadora. El segundo semestre de 2005 se producirá un estratégico cambio de consejeros con el que ya cuenta el PSOE.

En el Ministerio de Industria cunde la perplejidad. Ni José Montilla ni los suyos dicen entender la política seguida por la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) que tachan de provocadora. El segundo semestre de 2005 se producirá un estratégico cambio de consejeros con el que ya cuenta el PSOE.

 

La guerra abierta entre Montilla y Bustelo amenaza con degenerar en un cisma de grandes proporciones. Desde la cartera de Industria se intentan trazar unas líneas maestras para el desarrollo de la denominada Sociedad de la Información, mientras perciben una actitud hostil y obstaculizadora por parte del organismo regulador.

 

En sede ministerial existe el temor de que esta actitud esconda un resentimiento profundo del consejo ante el primer motivo de discordia entre Montilla y Bustelo: el traslado de la CMT a Barcelona. Ya a finales de agosto se produjo uno de los primeros choques entre ambos dirigentes por culpa de esta cuestión.

 

El presidente de la CMT llegó a advertir públicamente de que la decisión del Gobierno de llevar el regulador a la ciudad condal suponía una complicación “que a nadie se le oculta”, dado que se trataba de una institución compleja “integrada por 140 profesionales que tienen su vida hecha en Madrid”. El ministro de Industria, José Montilla, salió al paso inmediatamente para ratificar que no había marcha atrás posible.

 

Ahora, desde el Ministerio se observa con gran preocupación la actitud de Bustelo, calificada ya de provocadora, al prohibir las ofertas de ADSL y tarifa plana de Telefónica –de tanta importancia para el Gobierno de cara a la extensión de la red en España- y la paralización de las redes inalámbricas municipales.

 

Montilla ya expresa públicamente su enfado, insistiendo en que “la CMT es un organismo independiente pero la mayoría de sus miembros los nombró el anterior Gobierno”. “Este Ejecutivo –añadió recientemente el ministro- no siempre está de acuerdo con sus decisiones aunque no nos toque hacer de jueces de la CMT”.

 

Desde Industria se busca ahora el modo de cambiar esta dinámica que se considera muy perjudicial para el sector. El presidente de la Comisión del Mercado de Telecomunicaciones fue nombrado en junio de 2000, por lo que permanecerá en su cargo hasta el 2008. Esto augura una larga y difícil cohabitación entre un presidente conservador y este Gobierno socialista que considera que “la liberalización de las telecomunicaciones ha sido un rotundo fracaso”.

La clave de todo va a estar quizá en los próximos cambios de consejeros. En el segundo semestre del 2005 concluye el mandato de José Pascual González (CC), Luis Bermúdez (PP) e Ignacio Miguel Fernández (IU), y a mediados del 2006, el de la vicepresidenta, Elisa Robles Fraga (PP).

 

Gloria Calvo (PP), Antoni Elias (CiU) y Reinaldo Rodríguez (PSOE) fueron renombrados en el 2000, por lo que continuarán hasta el 2008, junto con Crisanto Plaza.