Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

José María Ruiz Mateos ‘premia’ a sus empleados de Parmalat con una paga extraordinaria, una promesa que no había podido cumplir al entrar en prisión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El presidente de Rumasa, José María Ruiz Mateos, ha ‘premiado’ con una paga extraordinaria a todos los empleados de Parmalat en España tras la compra de la láctea italiana. Una promesa que el empresario hizo a los trabajadores.

La operación se cerró hace cuatro meses. José María Ruiz Mateos adquirió todos los activos de la italiana Parmalat en España por un importe de 188 millones de euros, pagados al contado. Una compra cuyas negociaciones no resultaron nada sencillas, en las que hubo luces y sombras, que se prolongaron durante muchos meses y que estuvieron, incluso, a punto de dar al traste con todo. Consulte pinchando aquí la información que publicó ECD respecto a esta complicada operación.

El propio José María Ruiz Mateos hizo, por aquel entonces, una promesa a todos los empleados de Parmalat en España: quería ‘premiarles’ con una paga extraordinaria tras haber logrado sortear estas ‘vicisitudes’ en la adquisición de la láctea.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, el empresario ya ha cumplido con su palabra y ha ingresado en las cuentas de los trabajadores el dinero prometido. La cuantía del mismo varía en función de la categoría profesional de cada empleado. La paga extraordinaria se corresponde con el sueldo base de cada uno, sin incluir las retenciones en concepto de IRPF.

De esta forma, han salido beneficiados de este sobresueldo todos los trabajadores de Clesa, Cacaolat, Royne, zumos La Levantina, Letona y Santal.

Hay que recordar que en este periodo de tiempo, José María Ruiz Mateos ingresó en la prisión madrileña de Alcalá Meco para cumplir una pena de tres años por un delito de insolvencia punible. Días más tarde, el empresario jerezano abandonó el centro penitenciario al concederle el juez de Vigilancia Penitenciaria el tercer grado debido a su delicado estado de salud.

Tal y como se informó en estas páginas (acceda aquí a esa noticia) en el tiempo que pasó entre rejas, Ruiz Mateos sufrió dos mareos que causaron cierta preocupación entre las autoridades de la prisión. El propio director del centro llevó en persona un ventilador a la celda del empresario.