Miércoles 07/12/2016. Actualizado 12:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El anuncio de Kirchner sobre la cancelación de su deuda con el FMI provocó alarma en Economía y una llamada de Vegara a Miguel Sebastián

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Argentina anunció este mes de la cancelación por anticipado de sus deudas con el Fondo Monetario Internacional. Fuentes de Economía han confirmado que la noticia “sembró la alarma” en el equipo de Pedro Solbes, que dudaba de un supuesto apoyo de Zapatero a Kirchner. Hubo incluso una discreta llamada telefónica.

Argentina anunció este mes de la cancelación por anticipado de sus deudas con el Fondo Monetario Internacional. Fuentes de Economía han confirmado que la noticia “sembró la alarma” en el equipo de Pedro Solbes, que dudaba de un supuesto apoyo de Zapatero a Kirchner. Hubo incluso una discreta llamada telefónica. El presidente argentino, Néstor Kirchner, reveló el pasado 15 de diciembre que el próximo 2 de enero, Argentina pagará definitivamente la deuda por valor de 9.810 millones de dólares que su país mantiene con el FMI. Según han reconocido fuentes del Ministerio de Economía a El Confidencial Digital, tras este anuncio, el secretario de Estado de Economía, David Vergara, llamó por teléfono al asesor económico del presidente del Gobierno, Miguel Sebastián. El motivo, dicen, no fue otro que la ola de preocupación que se desató en el departamento ante la duda de que hubiese sido el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien hubiera llegado en privado a algún tipo de acuerdo privado con Kirchner para financiarle económicamente a Argentina esta operación. Esas mismas fuentes oficiosas han reconocido a ECD que la respuesta de Miguel Sebastián fue del siguiente tenor: “no me consta que Zapatero haya adquirido este compromiso con Kirchner” . En el propio Ministerio que dirige Pedro Solbes se estuvieron revisando los papeles hasta comprobar, sin ningún género de duda, que no había ningún acuerdo en el sentido apuntado. Con gran alivio de sus responsables, por cierto.