Miércoles 07/12/2016. Actualizado 09:19h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Luis Fernández tiene en RTVE unas cuentas imposibles de estropear: el Estado corre con los gastos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Luis Fernández es el primer presidente de la Corporación de Radio y Televisión Española que, bajo la forma jurídica de sociedad anónima, cerrará 2007 con empate. Ni perderá ni ganará dinero.

El resultado final tiene, sin embargo, truco. El Ente Público RTVE, antes de liquidarse, pagará las indemnizaciones a los prejubilados y tiene un fondo de 80 millones de euros para no pillarse los dedos. El Ente, declarado en liquidación, correrá con los gastos de parte del Estado y ha comenzado 2007 con ese fondo para “gastos extraordinarios” que permiten negociar las indemnizaciones sin miedo a quedarse sin dinero, y ello a pesar de que el presupuesto inicial para las prejubilaciones era de casi 55 millones de euros.

Con esta operación, los trabajadores que se prejubilan dejan sus salarios e indemnizaciones en las cuentas del antiguo Ente, que gastará en estos conceptos 184 millones como mínimo, ampliables en los 80 millones de extraordinarios.

La nueva Corporación se queda con el gasto de los empleados que no se van y al final de 2007 tiene previsto, según consta en los números del Ministerio de Economía, una pérdida de once millones y medio de euros, que será anulada con una subvención estatal por el mismo importe.

En paralelo, el Ente RTVE en liquidación perderá 282 millones de euros después de haber recibido 3.180 millones de subvenciones para eliminar créditos pendientes de las deudas acumuladas en años anteriores.

Lo interesante –señalan a El Confidencial Digital en fuentes próximas al Consejo de Administración de la Corporación- será ver cómo hace las cuentas la nueva empresa pública una vez que se quede con la casa limpia y sin deudas para 2008, año en el que habrán terminado los planes de ajuste y en el que los beneficios o las pérdidas ya no dependerán de recortar gastos, que ya se han limado, sino de lograr más ingresos.