Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Luis Valls y sus últimas voluntades: “Ni entierro, ni funeral, ni esquelas. Lo que tengo, quemadlo; no vale nada”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ayer, en un acto privado, fue enterrado en Madrid Luis Valls, durante 32 años presidente del Banco Popular. Un banquero atípico, que no quiso funeral ni esquelas.

Trece años atrás, cuando se le descubrió una leucemia, de la que ha sido tratado todos estos años, Luis Valls redactó un escrito con sus últimas voluntades para el momento de la muerte. Un papel que fue completando y actualizando posteriormente. Una frase destaca en esas instrucciones: “Lo que tengo, quemadlo: no vale nada”. Personas próximas a Valls han confirmado a El Confidencial Digital que, en efecto, sus pertenencias personales eran mínimas y poco valiosas. En aquel escrito de hace trece años, ratificado después en otras ocasiones, expresó su deseo de que no se diera publicidad a su fallecimiento, no se publicaran esquelas ni se anunciaran sufragios públicos. Por escrito, pedía “por favor, se deje en paz a los amigos… Ni entierro ni funeral avisados, ni esquelas... Claro que se agradecerá que recen, pero no otra cosa… Que cada uno rece y encargue a otros que recen”. Rogaba no salir “de todo aquello que favorece al alma sin recurrir a actividades sociales”. Pidió que se ofrecieran por su alma las misas que, hasta su entierro, se dijeran en el oratorio del Colegio Mayor Santillana, donde se instaló la capilla ardiente, y las que, desde hoy, lunes, hasta el viernes, se celebraran, a las siete de la tarde, en la Iglesia del Espíritu Santo (calle Serrano). En cumplimiento de su voluntad, no se notificó oficialmente el fallecimiento, como tampoco el día y hora del entierro, y no está previsto un funeral oficial. Y el domingo no aparecieron en los diarios nacionales esquelas, aunque sí necrológicas. Y es que, a pesar de sus deseos, fue imposible impedir la noticia del fallecimiento, difundida esa misma mañana del sábado por la Agencia Europa Press, y recogida posteriormente en los informativos de la Cadena COPE, el sábado en los diarios digitales, y, el domingo, en toda la prensa nacional. El Banco Popular montó un servicio de prensa para atender a los medios interesados. Por la capilla ardiente, instalada en el Colegio Mayor Santillana, fueron pasando, el sábado y el domingo por la mañana, amigos y personalidades, a medida que les iba llegando la noticia, entre ellos el actual presidente del Banco Popular, Ángel Ron, el consejero delegado de Inditex (que fue secretario general del Popular), Pablo Isla, etc