Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Miguel Sebastián y Montilla “pierden la paciencia” con Gas Natural, que no sube el precio de la OPA y los está dejando expuestos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El desgaste político que está provocando la OPA de Gas Natural sobre Endesa comienza a cansar en La Moncloa. La gasista reconoce que no está dispuesta a subir su oferta, una estrategia que preocupa muy seriamente a Miguel Sebastián y José Montilla.

El pasado 21 de enero, cuando la operación de Gas Natural (GN) se daba por cerrada -pues contaba con el beneplácito del Gobierno-, E.On lanzó una contraOPA sobre Endesa. Entonces, GN se apresuró a hacer público un comunicado en el que anunciaba que subirían su oferta “sobre la base del mercado” y “sin tener en cuenta” la propuesta de los alemanes.

 

Según ha sabido El Confidencial Digital, esta actitud causó malestar en La Moncloa y en concreto a Miguel Sebastián, el asesor económico del presidente del Gobierno y el hombre que está liderando en primera línea los movimientos del Ejecutivo en la OPA.

 

Fuentes solventes explican que Sebastián siente que el Gobierno está cumpliendo su deber –Montilla se ha dedicado “a atar” al atacante para ganar tiempo-, mientras GN “juguetea” y no actúa con firmeza para cerrar la operación.

 

Hay quien justifica la actitud de la gasista señalando que ésta no tiene capacidad suficiente para seguir alegremente adelante con la operación, pues los bancos y cajas se están mostrando tremendamente reacios a la hora de financiar a la empresa que preside Salvador Gabarró en su lucha por Endesa.

 

Tal y como publicó ECD el pasado 7 de marzo, ante esta situación, la opción que el Ejecutivo barajaba era la obtención de un crédito sindicado. Sin embargo, parece que el Gobierno también está encontrando serias dificultades para emplear esta baza.

 

El problema es que las entidades son conscientes del poder que La Caixa, accionista mayoritaria de GN, ejercerá en la gestión final de la compañía opada. Quizá la gasista, piensan las entidades de crédito, no pueda disponer entonces a su antojo en la venta de los activos de Endesa, por lo que bancos y cajas no encuentran muchas garantías en la devolución de ese capital prestado. Y es preciso recordar que para igualar la oferta de E.On, GN sigue necesitando entre 8.000 y 9.000 millones de euros.

 

La nueva opción que se estudia en esta compleja operación es que GN amplíe capital con la liquidez que aporte algún agente externo. De este modo, se solucionarían los problemas derivados de la deuda y la financiación. Sin embargo, este proceso es lento: encontrar un inversor que se adecue a las necesidades de la compañía resulta extremadamente complicado.

La sensación de Miguel Sebastián y el otro gran implicado en la operación, el ministro de Industria, José Montilla, es que Salvador Gabarró se está “durmiendo en los laureles” a la hora de mejorar la oferta. Y eso puede acabar por dar al traste con la operación.

·Publicidad·
·Publicidad·