Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Nuevo argumento contra el tabaco: El “no smoking” en el lugar de trabajo genera beneficios económicos a la sociedad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Una Europa donde no se puede fumar en el lugar de trabajo no significa una reducción en los beneficios de las empresas, sino al contrario, un aumento de éstos derivados de la reducción de costes económicos y sociales a los que han de hacer frente los no fumadores. Esta sería la principal conclusión de un estudio presentado en el marco de la conferencia “Smoke Free Europe”, celebrada a iniciativa de cinco asociaciones dedicadas al cuidado de la salud.

Una Europa donde no se puede fumar en el lugar de trabajo no significa una reducción en los beneficios de las empresas, sino al contrario, un aumento de éstos derivados de la reducción de costes económicos y sociales a los que han de hacer frente los no fumadores. Esta sería la principal conclusión de un estudio presentado en el marco de la conferencia “Smoke Free Europe”, celebrada a iniciativa de cinco asociaciones dedicadas al cuidado de la salud.

 

Según informa Aquí Europa, la conferencia celebrada recientemente en Luxemburgo reunió por vez primera a representantes empresariales, sindicales y hosteleros de todo el continente y se analizaron los resultados de este estudio que muestra, por ejemplo, una tendencia al aumento en el número de personas que prefieren beber alcohol en sus casas en vez de hacerlo en bares y pubs. El informe fue elaborado por la Asociación Smokefree Europe, que incluye a Cancer Research UK, la Sociedad Respiratoria Europea y la Liga Nacional Francesa contra el Cáncer, en cooperación con la Red Europea del Corazón.

 

En el marco de la conferencia, organizada por la Asociación Smokefree Europe, la Red Europea del Corazón y la Asociación Europea de Ligas contra el Cáncer, en nombre de ésta última, el autor del estudio, Luk Joosens, presentó datos estadísticos de varias regiones donde se han implementado leyes contra el tabaco y las comparó con las últimas tendencias en consumo de alcohol.

 

Según Joosens, la industria del tabaco pretende demostrar que las leyes para la prevención del consumo de tabaco tienen un efecto negativo en el negocio de la hostelería y traen como consecuencia la pérdida de puestos de trabajo. Sin embargo, los estudios sobre este tema en países como Irlanda y ciudades como Nueva York demuestran que "este tipo de legislación no sólo no perjudica a los beneficios sino que muchas veces llega a tener incluso un efecto positivo sobre el negocio", señaló el autor.

 

En cuanto al caso de Nueva York, un estudio previo demostró que, desde que en marzo de 2003 se introdujo la ley que regula el consumo de tabaco en locales públicos, los recibos por concepto de consumo en bares y restaurantes aumentaron un 8,7%, se generaron 10.600 nuevos puestos de trabajo, y la mayoría de los nuevos locales cumplen con la ley.

 

El informe advierte de las diferencias culturales entre Estados miembros en la manera en que se consume alcohol y distingue básicamente tres grupos: la cultura del vino en el sur, la de la cerveza en el centro y la de las bebidas blancas en el norte. Las tendencias de consumo variaron, el consumo per cápita disminuyó en los países donde se consumía más vino, desde 1980 al 2000, un 37% en España, 35% en Francia, y 34% en Italia; mientras que subió en Irlanda (48%), Reino Unido (11%), Finlandia (9%) y Polonia (2%).

 

Asimismo, se registró un aumento en el consumo de alcohol en los hogares. En concreto, el estudio se centra en los porcentajes de cerveza, que creció en las tres categorías de países distinguidas por el estudio. Sólo en Suecia (del 85% en 1980 al 79% del 2003) disminuyó. En el otro lado del ránking, destaca el aumento de este consumo en Irlanda en 1980, que era del 6%, en comparación con el 23% del año 2003, así como en Reino Unido, que pasó del 12% al 39% en el mismo periodo.

 

El caso español -difícil de comparar ya que la Ley para la Prevención del Tabaco se encuentra en trámite en el Parlamento- se confirma la tendencia que existe en el resto de países europeos. El porcentaje en el consumo de cerveza en las casas españolas en 1980 era del 20%, en comparación con el 32% del año 2002.

·Publicidad·
·Publicidad·