Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La ONCE negocia con el Gobierno comercializar un cupón de “premio instantáneo” que frene las pérdidas provocadas por el Euromillón

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El éxito del Euromillón está provocando un descenso significativo en los ingresos que recibe la ONCE por la venta de sus cupones. El Confidencial Digital ha podido saber que para hacer frente a este desajuste, la ONCE quiere comercializar un nuevo producto: el “rasca-rasca” o premio instantáneo, un nuevo negocio que se aprobó en febrero de 2004 con el anterior Gobierno, pero que aún no ha recibido luz verde por parte del actual Ejecutivo.

El éxito del Euromillón está provocando un descenso significativo en los ingresos que recibe la ONCE por la venta de sus cupones. El Confidencial Digital ha podido saber que para hacer frente a este desajuste, la ONCE quiere comercializar un nuevo producto: el “rasca-rasca” o premio instantáneo, un nuevo negocio que se aprobó en febrero de 2004 con el anterior Gobierno, pero que aún no ha recibido luz verde por parte del actual Ejecutivo.

 

A finales de este mes de junio está previsto que se reúna el Consejo de Protectorado de la ONCE, un órgano que reúne a representantes de la organización nacional de ciegos, al Ministerio de Trabajo, al Ministerio de Economía y al Ministerio de Interior. Según fuentes del sector del juego consultadas por este confidencial, los directivos de la ONCE esperan que en la próxima reunión del Consejo se dé el visto bueno a esta nueva modalidad, que deberá ser aprobada posteriormente en Consejo de Ministros.

 

Se trata de una lotería instantánea, un cupón en el que hay que rascar para descubrir si has sido premiado, sin tener que mediar un sorteo. Se podrá adquirir en los puestos habituales de venta de cupones aunque todavía está por definir el precio del boleto y la cuantía de los premios. De esta manera, la ONCE pretende conseguir nuevos ingresos tras la irrupción del exitoso Euromillón, que está provocando un descenso de ventas de los tradicionales cupones.

 

En la próxima cita del Consejo de Protectorado, los responsables de la ONCE podrían proponer además al Gobierno una reivindicación que siempre se les ha denegado: la organización de un sorteo especial de Navidad -paralelo al de la Lotería Nacional- y similar al que ya celebra esta organización en verano.

 

ECD también ha podido escuchar algunas voces discrepantes dentro de la organización, que han mostrado su disconformidad con el nuevo juego que estaría muy cerca de ver la luz. Para estas personas, la nueva línea de negocio que pretende poner en marcha la ONCE sólo servirá para beneficiar a unos pocos.