Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Pascual viaja a Argentina y confirma la mejora de relaciones entre Marsans y Kirchner: Buenos Aires cede y sube el precio de los billetes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El viaje a Argentina de esta semana del copropietario de Marsans, Gonzalo Pascual, confirma la mejora entre las relaciones de los empresarios españoles y el Gobierno argentino en la búsqueda de una solución al conflicto de Aerolíneas Argentinas (AA).

Según ha podido saber El Confidencial Digital, el Gobierno argentino está dispuesto a permitir una subida de las tarifas de los billetes de los vuelos nacionales operados por AA después de Semana Santa. Hay que recordar que la tarifa de estos billetes está “intervenida” por el Gobierno de Kirchner, que no permitía una subida de los precios desde 2002. Ésta es una muestra más del cambio de actitud del Gobierno de Buenos Aires, que este mes también anunció que no impugnará el balance de la aerolínea correspondiente a 2002, 2003 y 2004, con lo que se ponía fin a una parte del largo conflicto que envuelve a la compañía desde 2001, cuando los propietarios de Marsans —Gonzalo Pascual y Gerardo Díaz- la compraron a la SEPI. Fuentes próximas al conflicto han explicado a ECD que las relaciones entre la empresa española y el Ejecutivo argentino avanzaron de manera notable tras la visita a España de la recién nombrada jefa de gabinete y ministra de Economía argentina, Felisa Miceli, que estuvo acompañada en su viaje por un sindicalista argentino. En esa visita oficial, que tuvo lugar el pasado diciembre, Marsans invitó a los representantes argentinos a su nueva sede en el Campo de las Naciones (Madrid). Según ha sabido ECD, tanto Miceli, como el sindicalista quedaron admirados ante la magnitud de la empresa española, pues pudieron comprobar cómo Aerolíneas Argentinas es tan sólo una pequeña parte del negocio de Pascual y Gerardo Díaz, lo que dejó en entredicho las denuncias de muchos sindicatos en Argentina.