Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Los grupos políticos creen que ‘el tío Pedro’ (Solbes) trabaja en la ampliación de los presupuestos tras la primera y discreta ronda de contactos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La ronda de contactos ha acabado y el sabor de boca que les ha quedado a los grupos políticos es que Pedro Solbes hará pocas concesiones a sus reivindicaciones pese a necesitar de su apoyo parlamentario a las cuentas públicas de 2008. El ministro de Economía, advierten, está “obsesionado” por mantener el superávit.

Se ha tratado de reuniones “informales” en las que todos han puesto las cartas sobre la mesa. La mayoría, para airear su lista de reivindicaciones a cambio del ‘sí quiero’ a los presupuestos del 2008. Sin embargo, todos los grupos consultados por El Confidencial Digital, coinciden en lo mismo: ‘el tío Pedro’, como llaman irónicamente al ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, ha puesto la maquinaria a funcionar para no necesitar del apoyo parlamentario de ninguno de los grupos y caminar en solitario aprobando la ampliación de las cuentas del año próximo.

Lo cierto que alguna negativa que otra ya ha adelantado en las reuniones bilaterales con los diferentes grupos. Por ejemplo, a la reivindicación de Izquierda Unida para ampliar los fondos que se asignen a la Ley de Dependencia –una petición que ha hecho suya la mayoría de los grupos-, la misma cantidad prevista para el ‘cheque bebé’, que otorga 2.500 euros por nuevo hijo, ya sea por nacimiento o adopción.

La propuesta de IU supondría elevar los 890 millones previstos hasta cerca de los 1.200 millones de euros, una cantidad similar a lo que también tienen previsto destinar en su conjunto las CC.AA. para esta partida.

El ‘tío Pedro’ no está, dicen, ni para esta ni para otras reivindicaciones como la “del Cupo vasco” –una de las más caras a poner en práctica- en su “obsesión por el superávit”.