Sábado 03/12/2016. Actualizado 01:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Los amigos de Rodrigo Rato responden a las críticas del Gobierno de que en tres años no ha hecho nada al frente del FMI con un informe-dossier que está circulando

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El anuncio de que Rodrigo Rato abandonaba el Fondo Monetario Internacional, con sólo tres años en el cargo, no solamente cogió por sorpresa a políticos de su partido, sino también al propio Gobierno, que, entre otras cosas, se está dedicando a proclamar que el español no ha hecho nada como director-gerente del FMI.

Para responder a esa crítica, algunos amigos de Rodrigo Rato han preparado un informe-dossier resumiendo la actividad del ex responsable de economía con el PP. Según figura en ese documento, al que ha tenido acceso El Confidencial Digital, estos son algunos datos que se aportan:

-- Rodrigo Rato comenzó su mandato como Director del Fondo Monetario Internacional el 7 de junio de 2007, tras la renuncia anticipada del alemán Horst Kohler.

Horst Kohler presentó su renuncia al cargo con un año de antelación al final de su mandato para presentarse como candidato a la presidencia de Alemania. En esa ocasión, Kohler anunció su candidatura a la presidencia alemana el 4 de marzo y ese mismo día presentó su dimisión en el FMI. Es decir, a diferencia del caso de Rodrigo Rato (que lo ha anunciado con cuatro meses de antelación) no hubo periodo de preaviso. Desde la renuncia de Kohler hasta que llegó Rodrigo Rato hubo varios meses de transición en los que Anne Krueger ocupó la dirección interina.

-- Rodrigo Rato ha hecho coincidir la renuncia a su cargo con la celebración de las Asambleas Anuales en octubre, de manera que el que ocupe el cargo de Director Gerente a partir de ese momento pueda marcar la agenda y exista la menor discontinuidad posible.

-- Cabe recordar también que el Director Gerente previo a Kohler, Michel Camdessus también presentó su renuncia al cargo con varios meses de antelación al final de su último mandato.

Los anteriores hechos demuestran que la renuncia de Rodrigo Rato ni es un hecho excepcional ni va a suponer una interrupción en el trabajo del FMI.

-- Por otro lado, en cuanto a la nacionalidad del cargo, cabe recordar que los dos Directores Gerentes anteriores a Kohler fueron franceses. Es decir, ninguna norma escrita ni no escrita impide que fuera elegido un español para suceder a Rodrigo Rato. La única norma (no escrita) es que sea europeo.

-- En cuanto a la labor desempeñada por Rodrigo Rato al frente del Fondo Monetario Internacional en estos 3 años, cabe destacar lo siguiente:

La economía mundial se encuentra en su sexto año de expansión generalizada. Ello, junto con una coyuntura internacional que ha favorecido la baja inflación, los reducidos tipos de interés y el desarrollo de los mercados financieros hace que nos encontremos en la mejor situación económica probablemente desde los sesenta. No podemos olvidar que es en este contexto en el que Rodrigo Rato se ha hecho cargo del FMI.

Ante una situación así, y siendo conocida que una de las labores más importantes del FMI es la de prestar a países en crisis, no se le puede escapar a nadie que ha sido un periodo en el que la labor de prestamista ha sido reducida en comparación con otras épocas. Ante esta situación, había dos posibilidades: no hacer nada o reformar el FMI y prepararlo para el futuro. Rodrigo Rato eligió desde el primer momento el camino de las reformas. Había que preparar el FMI para un contexto en el que la globalización ha cambiado el papel que juegan las distintas economías y en el que una posible crisis tendrá otros actores, se transmitirá a una velocidad muy superior y, seguramente, también tendrá unas dimensiones mayores.

Por ello, tras un año intenso de conversaciones dentro del FMI con el staff técnico y con los representantes de los 185 países miembros, y tras consultar intensamente con los gobiernos y representantes de la sociedad civil en viajes a más de cuarenta países, en el verano de 2005 Rodrigo Rato presento una Estrategia a Medio Plazo del FMI, que supone una ambiciosa reforma de la institución, precisamente con el objetivo de prepararla para una economía globalizada, muy diferente de la que existía hace más de 60 años, cuando se creó el FMI.

Esta Estrategia a Medio Plazo ya ha empezado a llevarse a cabo y uno de los ejemplos más claros es la reforma de las cuotas, que se logró en la Asamblea del FMI en Singapur el año pasado. Ésta es la primera vez que se lograba una reforma en la que el papel de las economías emergentes se reconoce explícitamente. Países como China, Méjico, Corea del Sur o Turquía, entre otras, desempeñan hoy un papel en el contexto de la economía mundial que no era reconocido por el FMI. En Singapur se dio un primer paso para corregir esta situación con un incremento de cuota para estos países y con un ambicioso calendario para alcanzar una fórmula que permita que cada país esté representado en el FMI de acuerdo con su importancia en la economía mundial.

Otros elementos de esta estrategia puesta en marcha son:

-- Una reforma del sistema de financiación del FMI más transparente y no sólo basada en los préstamos a países en crisis. En enero de este año se presentó un importante informe encargado por Rodrigo Rato a un grupo de expertos (entre ellos, Andrew Crocket, Greenspaan y Trichet). Una propuesta basada en este informe será discutida en breve en el FMI.

-- Colaboración con el Banco Mundial. Las líneas que separan la división entre la labor de vigilancia de la economía mundial y la contribución al desarrollo son a veces difusas. En enero se presentó un informe conjunto entre el FMI y el Banco Mundial que marca las líneas de colaboración y separación de responsabilidades de ambas instituciones, clave para la efectividad de ambas.

-- Vigilancia de las políticas de tipo de cambio. Una de las actividades clave del FMI es vigilar la economía a nivel global, regional y nacional para comprobar que las políticas son consistentes no sólo con los intereses nacionales, sino con los de la comunidad internacional. Como parte del esfuerzo de modernizar esta labor, el FMI adoptó hace tan solo un par de semanas un nuevo marco legal (el anterior databa de hace 30 años) para guiar la vigilancia que realiza el FMI las políticas económicas de los países miembros.

Esta reforma dota al FMI de un marco moderno y transparente. Su consecución solo ha sido posible gracias a un intenso trabajo dirigido por Rodrigo Rato en el que se han conseguido incorporar posiciones muy diferentes desde el principio. Esta es una norma muy técnica, pero su importancia y consecuencias se traducirán en los informes que emita el FMI sobre las economías sean más transparentes.

-- Nuevos instrumentos de préstamo. Uno de los cambios más importantes de la economía mundial es la velocidad con la que se transmite la información. Por tanto, en el caso de que se produjera una crisis en el futuro (y, nos guste o no, en algún momento ocurrirá), es lógico pensar que ésta se transmitirá muy rápido de unas economías a otras. Además, dados los volúmenes de capital que se mueven en los mercados financieros, también es lógico pensar que una posible crisis implicaría volúmenes hasta ahora desconocidos. Es la labor del FMI, que si eso ocurriera, durara lo menos posible. Por ello, otra de las reformas en marcha es la de diseñar un sistema de préstamos ágiles y en altos volúmenes que evite o minimice las consecuencias de una posible crisis.

-- En definitiva, y aunque esta lista no pretende ser exhaustiva, pretende dar una idea de la importancia y el calado de las reformas que el Fondo Monetario Internacional ha emprendido bajo la dirección de Rodrigo Rato. El camino de las reformas es largo, pero la dirección está marcada.

-- Y concluye el documento: Sin lugar a dudas, para todos los que siguen la labor del FMI de cerca, el mandato de Rodrigo Rato quedará marcado por la impronta de reformas que ha puesto en marcha. Así lo han reconocido en el FMI. La reacción del Consejo del FMI, que representa a los 185 países miembros fue, en primer lugar, de respeto a una decisión personal y, en segundo lugar, de gratitud hacia Rodrigo Rato, por lo que entienden una labor de diseño de las reformas y, lo que es más difícil, de capacidad de negociación y liderazgo para llevarlas a cabo.

·Publicidad·
·Publicidad·