Domingo 24/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Se dirige a quienes recibieron préstamos para la ampliación de capital de 2016

El Santander priorizará la compensación a los clientes del Popular atrapados en créditos

Planteará dos soluciones a los afectados: ‘regalo’ de acciones y depósitos remunerados con altos intereses

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En apenas una semana, el Banco Santander ha pasado de asegurar que no compensaría a ninguno de los accionistas de Banco Popular a indicar que está buscando soluciones para los pequeños accionistas que se han visto afectados por la quiebra. Ha decidido dar prioridad en las compensaciones a los clientes que están ‘atrapados’ en créditos.

Ana Botín anuncia la operación de compra del Banco Popular por el Bando Santander. Ana Botín anuncia la operación de compra del Banco Popular por el Bando Santander.

Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes próximas a la entidad, el Santander ha considerado necesario dar un vuelco a la estrategia ante el “grave riesgo reputacional” que le supondría la avalancha de demandas a la que puede enfrentarse como responsable civil, al haber heredado todos los activos y pasivos del Popular.

El giro en la actitud de la entidad se debe también a la fuga masiva de clientes que ha registrado en la última semana.

Formalmente, el Banco Santander no tendría obligación de realizar ninguna compensación. La Junta Única de Resolución dictó que el valor del Popular era de hasta 8.000 millones negativos y que sus accionistas deberían asumir las pérdidas.

Prioridad para los clientes atrapados en créditos

Hay que recordar también que el Popular concedió 221 millones en créditos a clientes, a través de la red de 1.600 sucursales, para que acudieran a la ampliación de capital de 2016 y garantizar así el éxito de la operación. El banco cubrió entonces con estos préstamos casi el 10% de los 2.505 millones captados en el mercado.

En este momento, el Santander se ha propuesto comenzar las compensaciones por los clientes habituales de la entidad que, en junio del año pasado y aconsejados desde la propia oficina, acudieron a la ampliación de capital que entonces aprobó el Popular, a los que el propio banco proporcionó créditos para la compra de acciones.

Unos títulos que ahora han pasado a valer cero euros, mientras que aún no han devuelto el crédito que recibieron para comprarlos.

Calcula que, en esta primera fase, daría solución a alrededor del 20% de los accionistas, aproximadamente 60.000 minoritarios del Popular.

Regalo de acciones o depósitos con alta remuneración

Por lo pronto, la entidad que preside Ana Botín ha comenzado a mejorarles los plazos de amortización de esas deudas para retener a los depositantes.

Después, una de las alternativas que el Santander planteará a estos afectados será el ‘regalo’ de acciones en la ampliación de capital de 7.000 millones prevista para el mes de julio.

Otra de las soluciones que pondrá encima de la mesa será una oferta de productos financieros en condiciones ventajosas. Por ejemplo, depósitos remunerados con un alto interés

En este último planteamiento, entre los riesgos detectados se ha destacado el solapamiento de clientes. Por ello, el Santander ha tenido en cuenta que la solución que va a articular debe guardar el equilibrio entre los depositantes y accionistas de ambas entidades para que no existan perjuicios.

Considera que el hecho de establecer compensaciones, solo para los que acudieron a la ampliación de capital, ya deja al margen a parte de los 300.000 accionistas totales del Banco Popular.

Provisión de 1.000 millones para reclamaciones

La entidad que preside Ana Botín ha hecho una provisión que le permita afrontar estas reclamaciones. Una cifra que se ha tenido en cuenta en la hoja de cálculo de la compra del Popular junto con la ampliación de capital de 7.000 millones de euros.

Algunas fuentes cifran en 1.000 millones esa dotación, con la que pagar a los afectados al menos una parte del dinero perdido. Esa cantidad coincide, aproximadamente, con la aportación que realizaron los minoritarios a la ampliación de capital de hace un año.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·