Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El pique entre Miguel Sebastián y Moraleda reventó el ‘off the record’ de Moncloa del martes: dardo del asesor de Zapatero al BBVA

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Hace una semana, el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, convocó a la prensa para la presentación de un informe sobre el grado de ejecución del Programa Nacional de Reformas, del que es responsable Miguel Sebastián. Se hicieron visibles las difíciles relaciones entre ambos. Y hubo mensaje también para el BBVA.

Según informaciones recabadas por El Confidencial Digital, “Mister Lisboa” –nombre que recibe el director de la Oficina Económica del presidente del Gobierno por su labor de coordinación para este programa que pretende incentivar la agenda de Lisboa, tuvo sus más y sus menos hace siete días con Fernando Moraleda.   El máximo responsable de la Comunicación del Gobierno sorprendió a todos actuando como “embajador” ante la prensa, recibiendo a los periodistas y llevando la voz cantante en bastantes momentos del ‘briefing’. Al asesor económico de Zapatero se le notó, de hecho, algo tenso por el protagonismo que tomó en algunos momentos el moderador.   El desencuentro entre ambos se puso de manifiesto, sin embargo, cuando llegó el momento de pactar con los periodistas económicos el ‘off the record’, es decir, lo que se podía publicar de lo dicho y lo que no debía atribuirse a ninguna fuente informativa concreta. Fernando Moraleda se refirió a este punto con una intervención displicente, del siguiente tenor:   --“Bueno, ahora habrá que decidir qué se puede publicar y qué no. Pero eso que lo decida Sebastián”.   El aludido dejó al secretario de Estado de Comunicación algo perplejo cuando respondió:   --“Pues todo, se puede publicar todo”.   Algunos interpretaron la salida como un desplante en toda regla a Moraleda. Y los periodistas festejaron la salida del jefe de la oficina económica de Moncloa que se había extendido ampliamente comentando sin tapujos los principales temas de actualidad: el protagonismo reciente de las empresas constructoras y sus compras recientes, el proceso de concentración de las compañías energéticas, el debate sobre las tarifas eléctricas, las condiciones impuestas por la CNE a E.On por su OPA a Endesa, el precio del petróleo…   Por cierto que Miguel Sebastián también tuvo tiempo aquel día de enviarle un recado al BBVA. En aquel ‘briefing’ presentó a dos nuevos directores generales, dejando bien claro –para rebatir a quienes le acusan de haber creado en Moncloa una superestructura- que ninguno de ellos iba a ocupar un cargo nuevo. Se trataba de departamentos creados durante el Gobierno de José María Aznar.   Por cierto, añadió Sebastián, que uno de ellos está ahora en el servicio de estudios del BBVA. Se refería a Román Escolano, responsable del área de Economía en el gabinete de Carlos Aragonés, que fue fichado efectivamente por el BBVA. Y se refería también a su “antigua casa”, el departamento de donde fue despedido, según denunciaron en su día desde la entidad bancaria, por disponer de los treinta analistas de esta división “para mayor gloria personal”.   Hay que recordar además que Miguel Sebastián fue señalado hace dos años como uno de los instigadores del intento de “asalto” de Sacyr Vallehermoso al BBVA con el objeto de derrocar a su presidente, Francisco González.