Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Síntomas de división entre los directivos de Metrovacesa ante los procesos judiciales abiertos por inquilinos disconformes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Esto es al menos lo que sostienen algunas familias afectadas en Madrid por el desalojo al que les obliga la inmobiliaria Metrovacesa, tras haberles ofrecido verbalmente la posibilidad de quedarse con sus casas. Desde la sociedad que dirige Joaquín Rivero se niega que haya tales disensiones y se insiste en que la compañía puede vender sus casas a quién le parezca.

Esto es al menos lo que sostienen algunas familias afectadas en Madrid por el desalojo al que les obliga la inmobiliaria Metrovacesa, tras haberles ofrecido verbalmente la posibilidad de quedarse con sus casas. Desde la sociedad que dirige Joaquín Rivero se niega que haya tales disensiones y se insiste en que la compañía puede vender sus casas a quién le parezca.

 

La polémica sobre el comportamiento que estaría teniendo Metrovacesa hacia un buen número de inquilinos de algunas de sus propiedades tiene que ver con la venta de los pisos en los que se encontraban alquilados. Según figura en las denuncias presentadas por varios afectados, Metrovacesa les hizo una oferta de compra que sólo unos pocos tuvieron tiempo de aceptar ya que, poco después y sin que mediera explicación alguna, la inmobiliaria decidió dar marcha atrás e iniciar el desalojo de esas viviendas.

 

La compañía que dirige Joaquín Rivero alega la inexistencia de esa primera oferta pero, según ha podido saber ECD, en al menos dos casos existe constancia formal de ella. En primer lugar, en el caso de un inquilino que ha provocado que la inmobiliaria sea condenada en primera instancia a cumplir la palabra dada y escriturar las viviendas que había prometido.

 

Además, otro de los afectados también con una demanda en curso, asegura disponer de un escrito de la inmobiliaria en el que Metrovacesa se reafirmaría en una oferta de venta de un inmueble, tras el proceso de fusión con Bami.

 

Según algunos afectados, la gran oposición encontrada por Metrovacesa entre los inquilinos y el cúmulo de demandas acumuladas por la sociedad estaría provocando una cierta división entre los directivos de la inmobiliaria.

 

Por un lado, estaría el parecer del presidente Joaquín Rivero, partidario de seguir adelante con el proceso y lograr la propiedad de esos inmuebles cuyas ventas permitirían, llegado el caso, mejorar los resultados de algún ejercicio aciago. Frente a esta postura se encontrarían varios directivos de la sociedad, más inclinados a llegar a un acuerdo con los inquilinos y evitar los procesos judiciales que tanto pueden dañar la imagen de la empresa.

 

Un portavoz oficial de Metrovacesa ha negado a este confidencial cualquier disensión en el consejo de administración de la inmobiliaria y que haya habido ninguna oferta de venta a los inquilinos. Metrovacesa, explican desde la sociedad, tiene la prerrogativa de vender a quién quiera esas viviendas. Sobre la sentencia condenatoria, se insiste en que se trata de un caso particular que ya ha sido recurrido.

·Publicidad·
·Publicidad·