Miércoles 23/08/2017. Actualizado 17:53h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Una administración que pague a tiempo podría haber ahorrado al Gobierno los 8.000 millones de euros del plan de ayuda municipal: cumplir con los plazos inyectaría 9.300 millones

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Si las Administraciones Públicas pagaran a tiempo a sus proveedores y clientes, Zapatero podría haberse ahorrado varios miles de millones de euros en concepto de ayudas anti-crisis. En concreto, cumplir con los plazos, supondría una inyección de liquidez “bastante inmediata” de más de 9.000 millones de euros, partida mayor a la destinada para el plan de ayuda municipal.

Si el sector público en España pagara sus facturas a tiempo, equivaldría a una inyección económica de 9.300 millones de euros”. Ésta es una de las conclusiones que ofrece el estudio ‘Índice de Riesgo de Impago 2009’, elaborado por la gestora de crédito Intrum Iustitia, al que El Confidencial Digital ha tenido acceso.

Aunque no se trata de un caso aislado, el español es de los “más sangrantes” según fuentes de varias cámaras de comercio. España es, tan sólo por detrás de Grecia, el país europeo en el que se tarda más en cobrar las deudas, situándose en 98 los días que se tarda en saldar las cuentas pendientes, frente a los 57 que se tarda en el resto del continente.

Pasa a ocupar el primer puesto en lo que a ‘morosos públicos’ se refiere, ya que son las Administraciones Públicas españolas las que más tardan en pagar lo que deben: 139 días, mientras sus homólogos europeos necesitan tan sólo 67.

El director general de la firma, Luis Salvaterra, apunta a ECD que, efectivamente, “pagar en plazo a todos sus proveedores sería la mejor de las medidas anti-crisis, y, probablemente, una delas más económicas”.

En este sentido, cabe destacar que el paquete de ayudas financieras que Zapatero ha destinado a impulsar el empleo y el tejido empresarial en municipios, ha supuesto el desembolso de 8.000 millones de euros.

Salvaterra se muestra escéptico sobre las soluciones a corto plazo por parte del sector público y recuerda que la directiva europea que se aprobó en 2000 sobre métodos de pago, tardó en aplicarse en España más de cinco años.

En la misma línea, el responsable de la multinacional sueca para la Península Ibérica subraya que desde Bruselas se propuso a los estados “pagar a 60 días, en vez de a 80-90, y todos se negaron rotundamente”.

“Hasta que no se implementen medidas sancionadoras severas y se introduzcan normas legales y fiscales al respecto, es difícil que se rompa este círculo vicioso”, lamenta. Para conseguirlo, propone imitar a los gobiernos escandinavos, en los que “es el deudor y no el acreedor el que paga los platos rotos”. En estos países, es el moroso el que debe pagar lo que debe, más los intereses de mora, más los costos que le pueda suponer a su acreedor dicha deuda.

Se lo podría haber ahorrado si los ayuntamientos y comunidades autónomas pagaran a tiempo y todo lo que deben a sus socios comerciales, muchos de ellos pymes o autónomos”, según destacan fuentes con acceso a los datos que se manejan en la Oficina Económica de Moncloa.

Y es que, según revela este índice, el 90% de las empresas españolas cobra tarde, en gran medida porque el riesgo en las operaciones comerciales en el país se ha incrementado un 7% respecto al año pasado. “En España, el 2,4% de las facturas nunca llegan a cobrarse”, denuncian desde Intrum Iustitia.

Estos datos no generan ninguna esperanza entre los empresarios españoles, ya que de acuerdo con los cálculos recogidos en este estudio, una de cada cuatro empresas que va a la quiebra, lo hace por el alto porcentaje de facturas pendientes de pago que acumula.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·