Miércoles 28/06/2017. Actualizado 12:40h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Fue firmada en Moncloa por Gobierno, empresarios y sindicatos

La gran ayuda de 426 euros a 450.000 parados ha quedado en nada

Sólo 40.000 desempleados de larga duración han cumplido todos los requisitos exigidos: el resto están siendo rechazados

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La ayuda de 426 euros destinada a parados de larga duración no está logrando los objetivos anunciados por el Gobierno. Solo un 20% de los 450.000 potenciales beneficiarios han conseguido cumplir todos los requisitos que se exigen para acceder a la prestación. El Gobierno está rechazando el resto de las solicitudes.

Méndez, Rosell, Rajoy, Báñez, Toxo y Garamendi, tras firmar el acuerdo. Méndez, Rosell, Rajoy, Báñez, Toxo y Garamendi, tras firmar el acuerdo.

El Ejecutivo aprobó en diciembre el Decreto Ley que regula el programa de activación del empleo, acordado con patronal y sindicatos, para impulsar la reinserción laboral de los parados de larga duración. Contempla una ayuda de 426 euros durante seis meses a los afectados.

El propio Mariano Rajoy presidió el 15 de diciembre en La Moncloa un gran acto, publicitado por todo lo alto, con los líderes de CC.OO., UGT, CEOE y Cepyme. Se quiso dar la máxima visibilidad al acuerdo en vísperas de un año electoral.

Se anunció que la medida tendría un coste de entre 1.000 y 1.200 millones de euros y que elevaría la tasa de cobertura de protección por desempleo entre siete y ocho puntos, hasta situarse en el 65% a mediados de este año.

Solo un 20% cumplen los requisitos

Sin embargo, los datos que manejan en este momento los agentes sociales, en el seguimiento que están realizando del acuerdo, no cuadran para nada con el objetivo marcado.

Confirman que sólo uno de cada cinco parados de larga duración que ha decidido tramitar la nueva prestación de 426 euros ha conseguido que se le conceda, según datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE).

Las fuentes sindicales consultadas por El Confidencial Digital confirman que Empleo está rechazando alrededor del 80% de las solicitudes y calculan que sólo unas 40.000 personas cumplen con todos los requisitos para recibir la ayuda. Estaba previsto que beneficiara a más de 450.000 desempleados.

Sin embargo, fuentes del Gobierno a las que ha tenido acceso este confidencial insisten, en contra de la versión de los sindicatos, en que sus previsiones no han cambiado: pronostican que en año y medio se puedan beneficiar más de 400.000 personas: 270.000 que cumplan ya los requisitos en 2015 y el resto que se irán sumando hasta abril de 2016.

Matizan que las cifras facilitadas por los agentes sociales demuestran que en un mes ya han sido aprobados el 10% del total de beneficiarios previsto para año y medio. En las tres primeras semanas de aplicación, aseguran, casi el 80% de las solicitudes han sido aceptadas. A principios de mes ese porcentaje era del 63%, según indicó la secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, con 25.000 beneficiarios.

En el Ejecutivo se muestran convencidos de que ese porcentaje de aceptación irá aumentando porque se ha detectado que casi todas las solicitudes denegadas se deben a cuestiones puramente administrativas, como la falta de algún papel, lo cual es fácilmente subsanable. También se explica porque ya están recibiendo alguna ayuda, autonómica o municipal.

Condiciones para acceder a la prestación

Los desempleados de larga duración que quisieran acogerse a este subsidio debían haber tenido un empleo anterior, estar en búsqueda activa de un puesto de trabajo y haber consumido las prestaciones de los planes Prepara, Prodi o la Renta Activa de Inserción al menos seis meses antes de solicitar los 426 euros.

Asimismo, para poder beneficiarse de esta prestación, los solicitantes deben tener responsabilidades familiares y estar inscritos como demandantes de empleo a 1 de diciembre de 2014.

Ha provocado colapsos en las oficinas del INEM

El interés de los parados por esta ayuda ha sido considerable desde que entró en vigor a mediados de enero. Tal y cómo se contó en ECD, los trabajadores de las oficinas de empleo denunciaron hace unas semanas que estaban desbordados” por la avalancha de demandas de la nueva prestación.

El aluvión de solicitudes les obligó, en los primeros días, a atender a 440 desempleados por cada funcionario: una media de 10 minutos por persona.

Las fuentes del Gobierno consultadas por ECD reconocen que la carga de trabajo, el número de expedientes a tramitar asociados a este programa, ha supuesto un incremento del 6,9% en los primeros días. Pero destacan que la situación es que el número de expedientes ha bajado un 17% respecto al año pasado, con lo cual realmente tramitan un 9% menos.

Además, la plantilla a lo largo de la crisis ha aumentado con la contratación de más de 1.200 interinos. Resaltan que ha sido uno de los pocos organismos que se ha salvado de la congelación de plantillas.

Desde el Ejecutivo recuerdan que se está atendiendo a los trabajadores del SEPE, se está conversando con sus representantes sindicales desde hace semanas y se respeta y valora muchísimo su labor, que ha sido ejemplar en los momentos más duros de la crisis y lo sigue siendo ahora.

Aseguran que tampoco se han detectado problemas con los servicios autonómicos, que se encargan de elaborar el itinerario personalizado con el tutor personal. Las CCAA recibirán un 25% más de fondos para empleo en 2015 para este programa. Hay un sistema de cita previa diseñado precisamente para evitar colas y problemas a los solicitantes y que no está sufriendo los retrasos y problemas que denuncian los sindicatos.