Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Las auditoras pierden atractivo entre los jóvenes: el caso Enron y la calidad de vida reducen los aspirantes a Deloitte y Price

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Cada vez hay menos jóvenes interesados en trabajar en las grandes auditoras y consultoras. Las nuevas condiciones sociodemográficas, el aumento de competitividad en el sector y el caso Enron, son los principales factores de esta escasez de capital humano.

Cada vez hay menos jóvenes interesados en trabajar en las grandes auditoras y consultoras. Las nuevas condiciones sociodemográficas, el aumento de competitividad en el sector y el caso Enron, son los principales factores de esta escasez de capital humano. En 2005, la prestigiosa Deloitte recibió 30.000 currículos de personas interesadas en formar parte de sus equipos. De éstos, 25.000 solicitudes eran de jóvenes aspirantes a participar en programas de prácticas de la firma y puestos “junior”. Según han reconocido a El Confidencial Digital fuentes de la compañía, el número de candidatos es ahora mucho menor sobre el registrado años atrás . Las nuevas condiciones del mercado laboral y el aumento de competitividad en el sector en los últimos cinco años han complicado la tarea de los departamentos de Recursos Humanos de estas firmas, que cada vez se encuentran con un capital humano más escaso. Además, la quiebra del gigante estadounidense Enron en 2001 y la separación de los servicios de auditoría y consultoría de las grandes firmas también dejaron resentido al sector. Los expertos reconocen que estos hechos contribuyeron a que estas compañías perdiesen atractivo. El mensaje que muchos jóvenes recibieron en esos años fue el de un sector convulsionado en el que los requisitos para acceder a él eran demasiado estrictos. Sin embargo, los expertos destacan que los nuevos factores sociales, económicos y demográficos también han influido de manera muy importante en la “pérdida de interés” de los jóvenes. Así, una de las principales variables a tener en cuenta es que el número de universitarios cada vez es menor. Los estudiantes gozan de una calidad de vida muy superior a la de generaciones anteriores y un nivel de renta más alto, por lo que su capacidad y disposición al sacrificio es mucho menor a la de los jóvenes de hace unos años. Además, los universitarios de hoy terminan sus carreras mejor preparados, pues la mayoría de ellos tienen conocimientos de informática, idiomas y cursos que les permiten aspirar a una gama más amplia de puestos de trabajo, que además sea acorde con sus inquietudes y tipo de vida. En ese contexto, se ha reducido de forma notable el número de jóvenes que desean someterse a la presión y sacrificio que exigen estas grandes compañías a cambio de formación continua e incremento de responsabilidad. Algo que viene acompañado de una importante mejora salarial en dos años. No obstante, los portavoces de Deloitte y Price Waterhouse Coopers (PWC) no se muestran demasiado pesimistas ante esta nueva situación. En los últimos años, ambas empresas han hecho frente al problema incrementando su presencia en foros universitarios y haciendo de sus profesionales los principales vendedores de su filosofía empresarial, basada en el binomio “sacrificio-recompensa” . Un portavoz oficial de PWC ha adelantado a ECD que la firma espera fichar en 2006 a 800 personas; de ellas, 600 deberán ser recién titulados. Estos datos suponen uno de los niveles más altos de contratación de los últimos años y un incremento respecto al pasado ejercicio, en el que la compañía contrató 720 personas, de ellas 523 recién graduados. Por su parte, Deloitte también espera incrementar el número de contratos en el presente ejercicio. Según fuentes oficiales de la firma, la auditora espera contratar entre 1.000 y 1.100 personas en los próximos meses, con lo que el nivel de contratación también aumentará con respecto a 2005, año en el que se incorporaron a su plantilla 925 personas en España. Sin embargo, desde Deloitte se reconoce que el panorama actual va a seguir empeorando hasta 2014-2015. Hasta entonces, la rotación seguirá siendo una de las protagonistas del sector.