Jueves 17/08/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Los agentes minimizan las colas en los arcos de seguridad

Mostradores de facturación, cafeterías y personal de limpieza desbordados tras la toma de El Prat por la Guardia Civil

La huelga indefinida en pleno puente de agosto colapsa otros servicios del aeropuerto: horas extra de camareros y 200 maletas precintadas menos al día

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La huelga indefinida de los trabajadores de Eulen, empresa encargada de gestionar la seguridad del aeropuerto de El Prat, comienza a tener efectos secundarios en el resto de los servicios de la terminal: personal de limpieza desbordado, camareros que no dan abasto y carritos para las maletas muy difíciles de mover debido a la cantidad de gente.

Colas en el aeropuerto de El Prat. Colas en el aeropuerto de El Prat.

El Gobierno ha anunciado que pondrá en marcha "de manera inmediata" un laudo arbitral de cumplimiento obligatorio para acabar con la huelga de los vigilantes de seguridad del aeropuerto de El Prat. El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, ha indicado que durante el fin de semana ya se han iniciado los trámites para elaborar el laudo, elegir un árbitro para el conflicto y reforzar a partir de este lunes la presencia de la Guardia Civil para garantizar el orden público en las terminales.

Estas medidas han sido anunciadas después de que los vigilantes hayan rechazado este domingo el acuerdo ofrecido por la Generalitat y hayan decidido mantener la convocatoria de huelga indefinida en el aeropuerto de Barcelona.

El caos que viene sufriendo El Prat como consecuencia de la huelga de los vigilantes de seguridad de Eulen ha obligado al Gobierno a tomar cartas en el asunto para poner orden a una situación que amenazaba con desbocarse en pleno puente del 15 de agosto, con todos los problemas e inconvenientes que ello supone.

La mayor presencia de la Guardia Civil viene a contribuir a reducir las largas colas que han sufrido los pasajeros, con esperas de casi una hora, especialmente en estos días en los que el tráfico aéreo registra su máximo nivel en Barcelona como resultado del puente y las vacaciones de agosto. Han sido una de las imágenes más llamativas de estas protestas.

Pero este conflicto no solo crea retrasos y molestias a un gran número de personas, dificultando así su derecho básico a la libre circulación, sino que también supone un importante problema de seguridad y orden público en un momento muy delicado debido a la alerta antiterrorista.

Cafeterías y mostradores, desbordados

Por si esto fuera poco, la duración de los paros está comenzando a provocar daños colaterales en otros servicios de la terminal. Así las cosas, las cafeterías no dan abasto ante la cantidad de personas que se agolpan en los establecimientos. Sufren avalanchas de viajeros que se concentran en horas punta.

Los camareros ven como se les multiplica el trabajo, las mesas sucias y se les solicita que hagan horas extra. Han comenzado a quejarse de esta “situación de explotación”.

Además, los mostradores de facturación no abren hasta casi dos horas antes del vuelo, lo que vuelve a provocar largas colas a los pasajeros.

El personal de limpieza también se encuentra desbordado. Los pasajeros pasan más tiempo en las terminales, y como consecuencia, también ensucian más. Se ha tenido que reforzar el servicio. Los aseos son una de las estancias que presentan un peor estado.

200 maletas precintadas menos al día

Otro de los servicios que están viendo resentir su negocio son las empresas de precintado de maletas. Algunas de ellas aseguran que han dejado de embalar alrededor de 200 equipajes al día. Aseguran que los viajeros no están dispuestos a largas esperas, ya que tienen en cuenta que después deben enfrentarse otra vez a interminables colas en los controles de seguridad.

Se han visto obligados también a modificar los horarios porque han constatado que cada vez llegan más turistas de madrugada al aeropuerto para evitar perder los vuelos de primera hora del día.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·