Martes 26/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La corrupción política pasa una fuerte factura a la economía: grandes fondos de inversión internacionales han dejado de comprar deuda española

Blackrock, Federated Investors, Carmignac Gestion y otros piensan que los líderes se dedicarán a defenderse y descuidarán sacar a España de la crisis

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La inestabilidad política en España, como resultado de los escándalos de corrupción en los principales partidos, empieza a pasar fuerte factura en los mercados. Los grandes fondos de inversión internacionales están abandonando la compra de deuda española y optan por refugiarse, de momento, en el bono alemán.

Tal y cómo se contó en estas páginas, los grandes fondos de inversión internacionales habían vuelto a confiar en España desde finales de 2012. Comenzaban a creerse ya las reformas emprendidas por el Gobierno de Mariano Rajoy.

Firmas como Blackrock, Federated Investors y Carmignac Gestion regresaron al mercado de deuda español, tras casi seis meses sin acudir a las subastas del Tesoro. A su vez, estaban abandonando, paulatinamente, posiciones en Francia y Alemania.

Los políticos descuidarán las reformas

Pues bien. Según ha sabido El Confidencial Digital, de fuentes cercanas a estos fondos de inversión, el estallido del ‘caso Bárcenas’ en el Partido Popular, unido a las presuntas irregularidades en la Fundación Ideas (PSOE), junto con los problemas en Convergencia, han vuelto a generar dudas a los inversores extranjeros sobre España.

Estas reconocidas firmas internacionales han ido abandonando, en las últimas semanas, posiciones en deuda pública española para volver a refugiarse en el bono alemán. Son inversores muy temerosos ante horizontes inciertos a corto y medio plazo, que es el que les presenta ahora mismo España.

Los grandes fondos consideran que los políticos españoles van a estar en los próximos meses más preocupados de solucionar sus problemas con la Justicia, y de acusarse mutuamente por los casos de corrupción, que de gestionar verdaderamente la política económica del país.

Y esa perspectiva les ahuyenta, en estos momentos, de seguir apostando por España, unido al hecho de no conocer cuándo se esclarecerán definitivamente los escándalos.

Se refugian en Alemania

Según las fuentes consultadas por ECD, Alemania es la mayor beneficiada de esta situación, ya que también está recogiendo la importante salida de inversores de Francia, donde han detectado que François Hollande apenas ha tomado otras medidas que subir los impuestos pero sin ajustar el gasto.

Y también se van de Italia, por su inestabilidad e incertidumbre hasta las elecciones que se celebrarán a finales de este mes por la dimisión de Mario Monti.

Éxito de las subastas del Tesoro en 2013

Hasta ahora, el Tesoro Público había logrado cerrar con éxito las subastas celebradas en 2013. En enero, aprovechó la fuerte demanda para colocar algo más de la cantidad inicialmente prevista, aprovechando la calma de los mercados.

El Tesoro colocó el pasado 22 de enero 7.000 millones, de los 22.700 millones demandados en la emisión sindicada de un bono a diez años. El ministerio de Economía indicó en ese momento que, con esa operación, la economía española demostraba “que goza de pleno acceso al mercado en los tramos más largos de su curva y a tipos sostenibles”.

Antes de esa subasta, el Tesoro Público volvió a superar con éxito una prueba en los mercados el 17 de enero, al colocar 4.504,89 millones de euros en bonos y obligaciones, ligeramente por encima de lo previsto, y a tipos más bajos que en la anterior ocasión

Deuda más cara tras el ‘caso Bárcenas’

Sin embargo, las fuentes a las que ha tenido acceso ECD destacan que en la primera subasta de deuda tras el estallido del ‘caso Bárcenas’, que tuvo lugar la semana pasada, el Tesoro colocó 4.611 millones, algo más del máximo previsto, pero tuvo que ofrecer un mayor precio, con la demanda estable.

Concretamente, colocó 4.611 millones en títulos con vencimientos a dos, cinco y 16 años, frente a los 4.500 millones que se había fijado como objetivo máximo. Eso sí, se vio obligado a elevar los tipos ofertados en todas las referencias después del repunte de la rentabilidad de la deuda de las últimas sesiones.

El Tesoro Público cubrió el expediente, al colocar algo más del máximo previsto. Sin embargo, los expertos consultados explican que el aumento de rentabilidad en los bonos es atribuible directamente al estallido del escándalo de corrupción en el PP después de que la tensión regresara a los mercados de deuda tras ver la luz las supuestas irregularidades.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·