Sábado 23/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Los españoles cambian de hábitos ante la crisis: más cine, bricolaje y casas de papá; menos viajes, todoterrenos y móviles sin límite de consumo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La crisis está rescatando servicios y negocios como los videoclubes, talleres mecánicos, almonedas y tiendas de segunda mano o costura. Varios sociólogos desvelan hacia dónde están girando los españoles en tiempos de dificultades económicas.

En tiempos de crisis, “los españoles están ahorrando como pueden”, responden varios sociólogos consultados por El Confidencial Digital para referirse al comportamiento de los ciudadanos ante la coyuntura económica actual.

Gregorio Izquierdo, director del gabinete de estudios del Instituto de Estudios Económicos (IEE) apunta que en época de ‘vacas flacas’ los españoles “están buscando el ahorro mediante el sacrificio de bienes y servicios de consumo prescindibles”.

Es decir, se decantan “siempre y cuando haya alternativas”, por las opciones más baratas, pero apuran al máximo antes de abandonar ciertas costumbres.

Así pues, el español medio sigue yéndose de vacaciones, aunque cambia los destinos en el extranjero por el turismo local. El destino más solicitado este verano: la casa familiar en la playa o la montaña, el pueblo de los abuelos o la gama más económica de apartamentos costeros. El denominador común: se acortan las estancias y se reducen drásticamente las comidas fuera de casalea más detalles aquí.

El dinero destinado al ‘parque móvil familiar’ también se gestiona de otra forma. Analistas del Gabinete de Estudios Demoscópicos (GAD) reconocen a ECD que muchos ciudadanos están retrasando la compra del coche que tenían planificada para estos meses.

Izquierdo coincide con este apunte, al igual que otros expertos en Sociología, quienes añaden que esta demora a la hora de adquirir un nuevo vehículo también se da ente quienes tienen el dinero para ello, bien porque prefieran guardarlo para cosas más necesarias, bien porque “está feo comprarse un coche en plena crisis”.

Prueba de ello es el notable descenso de ventas que están sufriendo en todos los concesionarios del país, especialmente aquellos que venden coches de lujo o quienes se especializan en vehículos todo terreno, reconocen a ECD desde este sector.

Mientras, en los talleres mecánicos cada vez llegan más clientes para recauchutar las ruedas o hacerle todo tipo de reparaciones a su automóvil.

“Hay muchos que antes sólo venían antes de pasar la ITV o para revisiones periódicas y ahora quieren darle un repaso al coche para sacar un poco más si lo venden o porque no pueden comprarse otro y necesitan tirar con el suyo por lo que pueda pasar”, indican desde una conocida cadena especializada en automovilismo.

Mención aparte requieren los seguros del coche. Las aseguradoras reconocen que muchos de sus socios están solicitando cambiar su seguro a todo riesgo por otras modalidades más baratas, como el seguro a terceros.

La factura del móvil también se mira con lupa, especialmente en familias numerosas y empresas familiares o de pequeño y mediano tamaño: cuando pueden cambian a pre-pago y si siguen con contrato “hay cada vez más clientes que piden restringir el consumo a cantidades entre los 30 y los 50 euros mensuales”, confirman fuentes de varias operadoras.

Quienes están viéndole un lado positivo a esta situación son negocios que “estaban quedándose relegados en el olvido y que ven cómo recuperan clientes en los últimos meses”, destacan estos expertos en comportamiento.

Así pues, los videoclubes –especialmente los fines de semana – están viviendo un buen momento, al igual que quienes ofrecen servicios de costura, sastrería y tintorería. “La gente, especialmente las mujeres, están rescatando muchas prendas de temporadas anteriores, nos piden que las adaptemos, cambiemos el color, etc”, concretan desde estos negocios. 

Grandes firmas de bricolaje como L&M o de decoración y mobiliario asequible como Ikea, Casa o Zara Home también cosechan cada vez más adeptos. En la misma línea se sitúan las almonedas, mercadillos y tiendas de segunda mano, que están registrando “más afluencia que nunca”.

También las salas de cine se llenan “antes y más que hace unos meses”. Los españoles consideran en cine como uno de sus recursos de ocio preferidos, además de ser actualmente de los más baratos.

En el apartado de servicios financieros, el especialista del IEE resalta el auge que están experimentando productos de ahorro como los depósitos a interés fijo, frente a otros nichos de inversión como la bursátil, la compra-venta de acciones o el malogrado mercado inmobiliario.

Lo que más pesa, el paro y las hipotecas

Por otra parte, Gregorio Izquierdo recuerda que lo números que las crecientes cifras de desempleo son “de lo que más afecta, y muy negativamente” a la confianza de los españoles, especialmente en las familias de clase media y trabajadora. “Las perspectivas son muy malas”, adelanta.

En este sentido, y de acuerdo con los datos recogidos por el Barómetro Familiar publicado por ‘PADRES Y COLEGIOS’ y elaborado por el GAD, destaca varios aspectos e cómo está afectando esta crisis al tejido familiar en España.

Destaca este índice el peso de las hipotecas, asegurando que afecta más que la subida de la cesta de la compra o de la gasolina y recordando que “lo cierto es que las familias con hipoteca se han visto ya obligadas a reducir gastos en mayor proporción que las demás”.

Ponen de ejemplo que mientras que sólo un 12% de las familias a las que la subida de las hipotecas les ha afectado poco o nada reducirán el consumo de carne o pescado, esta cifra se eleva al 25% en las familias que deben afrontar el encarecimiento de los préstamos hipotcarios.

Los más jóvenes también deben ‘arrimar el hombro’: el 45% de la población de entre 18 y 29 piensan ponerse a trabajar para ayudar en casa, y esa proporción sube mucho en el caso de familias afectadas mucho o bastante por la subida de las hipotecas. En muchos casos, corren el riesgo de posponer sus estudios o su formación.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·