Lunes 05/12/2016. Actualizado 16:38h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La crisis financiera ‘asusta’ a los prestamistas: las entidades bancarias contratan personal para recobros y persecución telefónica de morosos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las entidades bancarias españolas se preparan para hacer frente al creciente número de morosos mediante la contratación de personal para ampliar las plantillas de recobros y morosidad. Los bancos están siendo muy claros con sus empleados: “hay que cerrar puertas” a aquellos clientes que solicitan hipotecas “arriesgadas”.

Según los datos recogidos por El Confidencial Digital, la primera precaución se está tomando desde los propios departamentos de recursos humanos, encargados de contratar más personal para las oficinas de recobros y morosos. Hay casos, como el de un importante banco extranjero con presencia en España, en donde se ha solicitado la “contratación inmediata” de más de cincuenta empleados para “perseguir” telefónicamente a aquellos clientes que se retrasen en sus pagos más de 30 días.

La medida responde a algunos datos preocupantes. Por ejemplo: una de las principales entidades crediticias en el país, que contaba con unas previsiones de morosidad del 5% para la totalidad de 2008, se enfrenta a finales del primer trimestre del año a un índice del 8%. Otros bancos, explican que han aumentado su personal de acuerdo a los planes previstos por recursos humanos “para adaptarse a las necesidades que presenta la situación económica y financiera” en España. “Tenemos la plantilla adecuada a la gestión del riesgo”, explican lacónicamente.

Mientras los bancos españoles sostienen que los índices de morosidad o dudosidad –en las carteras hipotecarias fundamentalmente- sufren ligeros repuntes que permiten hablar de ralentización pero nunca de crisis, cada vez son más los españoles que, para poder hacer frente a sus hipotecas, están recurriendo a una subrogación activa de la misma, de forma que se llevan su préstamo hipotecario a otro banco o entidad que le ofrezca mejores condiciones.

También se están viendo más solicitudes de ampliación de capital del préstamo solicitado. Desde enero son cada vez más frecuentes. A los trabajadores de las entidades se les pide “que cierren puertas” a todos aquellos que solicitan hipotecas de algún riesgo y les ofrecen, al igual que a sus clientes reales, opciones de noración hipotecaria, es decir, ampliar el capital de sus hipotecas o alargar los plazos de las mismas mediante le reducción de la cuota mensual para evitar la entrada en mora de sus clientes.

Por otro lado, desde hace meses, los bancos están dejando de cargar recibos a las cuentas que no tienen saldo, práctica que, pese a las negativas reiteradas de estas entidades, era bastante frecuente.