Martes 06/12/2016. Actualizado 01:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Un grupo inmobiliario andaluz denuncia a una comercializadora británica por una supuesta venta de pisos con un sobreprecio de un 30 %

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Aifos, una promotora española con gran presencia en Andalucía, mantiene un agrio enfrentamiento con la comercializadora inglesa Ocean View, un litigio que les ha llevado a los tribunales y en el que Aifos acusa a la sociedad británica de prácticas ilícitas en la fijación del precio de las propiedades en venta.

El sector de la construcción y las inmobiliarias tiene fama de ser uno de los más duros y proclives a los pleitos por las sumas ingentes de dinero que se mueven en sus operaciones.   Ahora, según ha podido saber El Confidencial Digital, la empresa Aifos, que pasa por ser una de las promotoras españolas con mayor volumen de ventas de viviendas turísticas de España, se encuentra en abierto enfrentamiento con una comercializadora británica. Hay acusaciones cruzadas y ya ha intervenido la justicia.   De una parte, Aifos acusa a Ocean View –agencia inmobiliaria británica- de orquestar una campaña de desprestigio contra ellos, mediante la interposición de varias demandas contra la empresa malagueña. Sin embargo, según ha sabido ECD, la Audiencia Nacional ha rehusado hasta tres veces la admisión a trámite de una querella por el conflicto suscitado por operaciones en los conjuntos residenciales Angel de Miraflores, Colinas de Estepona y Calahonda Hills, vendidos a compradores británicos por Ocean Wiev.   De ahí que los servicios jurídicos de Aifos hayan decidido actuar contra los ingleses. El pasado mes de abril presentó ante el Juzgado de Instrucción Número 13 de Málaga una querella criminal contra los administradores de la firma británica por supuesta publicidad falsa y estafa, al entender que “en su afán vendedor” ofrecieron a sus clientes una información 'incorrecta' sobre las circunstancias urbanísticas de algunas de sus promociones.   Acusan a Ocean View de recibir cantidades que no concuerdan con las pactadas, “ascendiendo el sobreprecio a un 30 por ciento en cada una de las promociones”.