Domingo 11/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La mayor parte de las nucleares van a seguir en servicio más de 40 años: el Gobierno lo anunciará en los próximos meses

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

De los ocho grupos nucleares actualmente en funcionamiento, al menos cinco van a estar en servicio más de 40 años, según ha podido saber El Confidencial Digital en fuentes solventes del Ministerio de Industria y Energía.

Una primera aproximación a los datos manejados por Industria ha sido ya pasada a Moncloa para que sean utilizados por Zapatero, quien se ha comprometido públicamente a reducir la energía nuclear en los próximos 30 años. Si se cumplieran los plazos aprobados por el Gobierno en junio de 2006, la última central (Trillo) tendría que cerrar en 2028, pero el Ejecutivo, de acuerdo con el sector, quiere prolongar la vida de estas instalaciones hasta por lo menos hasta 2035 e incluso más allá del año 2040.

El alargamiento de estos plazos para las centrales nucleares beneficia fundamentalmente a Iberdrola y Endesa, ya que Unión Fenosa únicamente es propietaria del 34,5% de la central de Trillo y del 11% de cada uno de los dos grupos de Almaraz.

Tanto Manuel Pizarro, presidente de Endesa, como Ignacio Sánchez Galán, primer ejecutivo de Iberdrola, han insistido en sus reuniones con el Gobierno en mantener las nucleares en servicio bastante más allá de los 40 años que prevé inicialmente el Ministerio de Industria.

De hecho, según ha podido confirmar ECD, ambas eléctricas disponen de informes técnicos, discutidos con responsables de este Ejecutivo y del anterior, en los que se demuestra que sus centrales (Almaraz, Trillo, Cofrentes y Vandellós II) podrían estar en servicio hasta 60 años sin problemas. Ello llevaría los cierres a finales de la década de los 2040, plazo en el que se supone que podrían haberse desarrollado energías alternativas más eficiente o nucleares con menores problemas de residuos.

De momento, el Gobierno tiene presupuestados 2.230 millones de euros para financiar la clausura de las centrales existentes a partir de 2023, a los que hay que sumar otros 4.265 millones que costará la gestión de los residuos radiactivos de alta intensidad a partir de 2011, año en el que quedará clausurada la central más antigua, la de Santa María de Garoña, propiedad al 50% de Endesa e Iberdrola, a través de una sociedad conjunta denominada Nuclenor.

Garoña entró en funcionamiento en 1971, justo dos años después de la José Cabrera, recientemente clausurada, y fue la última de la tecnología anterior a la de Cofrentes, Almaraz, Ascó, Vandellós y Trillo, que son de las que la OCDE ha recomendado a los gobiernos occidentales que mantenga en servicio hasta los 60 años.

·Publicidad·
·Publicidad·