Jueves 08/12/2016. Actualizado 20:22h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Se cierra mañana, sin luchas ni cuchillos, una de las operaciones inmobiliarias más importantes, la compra de Fadesa por parte de Martinsa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mañana, día 8, se cierra una de las operaciones inmobiliarias más importantes de los últimos años, la compra de Fadesa, con la novedad de que las cosas están arregladas de antemano y no hay cuchillos ni cuchilladas.

Tras un escepticismo inicial y alguna reticencia, y etapas más recientes en la que alguna entidad financiera ha quedado fuera porque se había adelantado, ahora los accionistas minoritarios, que poseen un 40 por ciento de Fadesa, dan por bueno el precio de la OPA de Martinsa.

Los analistas apuntan que los minoritarios irán masivamente a la OPA, en el entorno del 93-95 por ciento de ellos, que así recibirán un dinero extraordinario. Consideran el precio alto, que no hay que correr riesgos, y que siempre habrá tiempo para entrar en ése o en otros valores más seguros, en un sector que parece que se agrieta. Aunque, y a pesar de los malos momentos para otros, Fadesa apenas ha perdido nada estos días en bolsa.

Los expertos recomiendan vender, esperar el precio que ponen a Martinsa con motivo de la fusión futura, sin fecha cierta, y ya se verá cómo van los mercados después.

Fuentes financieras consultadas por El Confidencial Digital muestran su interés por esa empresa, a la vez que dicen que el riesgo de Fernando Martín ha aumentado con alguna participación más que sobrepasa el 54 por ciento que compró a Manuel Jové.

Hay incertidumbre entre algunos consejeros antiguos de Fadesa, que han ofrecido su puesto a Fernando Martín con cierta elegancia.

Sobre esta operación, en fuentes económicas se destaca que por fin hay una compra pactada, y con cierta altura por parte de todos, sin necesidad de sacar a relucir los cuchillos. Además, todo se queda en España, con la anuencia de partidos, accionistas y consejeros.

Habrá cambios en el consejo y se cuenta con el talento de la plantilla, algo numerosa en cualquier caso, según se comenta en el sector inmobiliario.