Domingo 04/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El secretario de Estado de Industria no se fía ahora de su “amigo” Cantón: Xfera sigue sin plan de negocio y Ros no puede apretar a los suecos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La semana pasada el consejo de administración de Xfera, el grupo que posee la cuarta licencia para operar telefonía móvil en España, completó su equipo de gestión. Su consejero delegado, Antonio Cantón, ha quedado como asesor pero está de salida. Algo que no ha gustado nada a su “amigo”, el secretario de Estado de Industria Francisco Ros.

El papel de Antonio Cantón en Xfera como consejero delegado ha sido clave para desentrañar el grave problema en el que se encontraba la compañía hasta la llegada del grupo sueco finlandés TeliaSonera, que se acaba de hacer con el 76,5% del capital y ha relanzado el proyecto.   El buen hacer de Cantón se ha cimentado en la amistad que le une con el secretario de Estado de Industria, Francisco Ros. Una relación de compañerismo fraguada en la etapa profesional que ambos compartieron en Telefónica, compañía presidida por aquel entonces por el socialista Luis Solana. Cantón ha logrado que el ultimátum del ministro Montilla para que la operadora se pusiera en marcha o, en caso contrario, retirarle la licencia, fuera revisado una vez tras otra.   Sin embargo, ahora la citada relación de confianza parece quebrarse. Según informaciones recogidas por El Confidencial Digital, el secretario de Estado de Industria no las tiene todas consigo una vez que su “interlocutor político” está de salida en Xfera. Oficialmente, Antonio Cantón va a figurar en Xfera como asesor del nuevo consejero delegado, el sueco Johan Andsjo, pero se trata de un desalojo en toda regla plasmado a través de una argucia, ideada quizá –explican a ECD desde la operadora- para pagarle la indemnización a lo largo del año.   La salida del directivo que calmó sus impaciencias no ha gustado nada, como decimos, a Francisco Ros. Máxime cuando, según ha sabido ECD, el secretario de Estado no tiene aún sobre su mesa el plan de negocio de la compañía. El nerviosismo de Ros es grande porque ha perdido “hilo directo” con Xfera para exigirles y no quedar en mal lugar ante el ministro Montilla.

·Publicidad·
·Publicidad·