Miércoles 23/08/2017. Actualizado 11:29h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

Se acabaron las subvenciones ‘a dedo’. Sindicatos, patronal y asociaciones de todo tipo tendrán que someterse a concurso público para recibir ayudas del Estado

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Gobierno ultima una profunda reforma de la Ley de Subvenciones. Una de las principales novedades será el fin de las ayudas nominativas, principalmente a sindicatos, patronales y asociaciones. El plan es convocar concursos públicos para concederlas y restringir su acceso a organizaciones que tengan deudas con el Estado.

Según ha sabido El Confidencial Digital de fuentes del Gobierno, el proyecto de ley de reforma de la Ley de Subvenciones se prevé que esté listo antes del próximo verano.

Los tres grandes cambios en los que se materializará la reforma serán: 1) el final de las subvenciones nominativas, la convocatoria de concursos públicos para adjudicar las ayudas y se dejará fuera a las organizaciones que tengan contraídas deudas con el Estado.

Fin de las subvenciones nominativas

Las subvenciones nominativas son aquellas en las que el objeto, dotación presupuestaria y beneficiario aparecen designados expresamente en los Presupuestos Generales del Estado, de las comunidades autónomas o de las entidades locales. Son ayudas que se conceden de manera directa y automática.

Pues bien. A partir de ahora, se pretende dar un vuelco a este procedimiento a la hora de repartir las subvenciones.

Fuentes que conocen los planes del Gobierno explican a ECD que la nueva normativa prevé que se adjudiquen ayudas a actividades de interés, pero no a personas físicas o jurídicas concretas. Es decir, no se subvencionará a alguien, sino a lo que hace alguien y siempre que esté debidamente justificado.

Se convocarán concursos públicos

Según las fuentes consultadas, la reforma también persigue obligar a todas las administraciones a convocar concursos públicos, en la inmensa mayoría de los casos, para asegurarse que la concesión de ayudas se efectúa a través de procedimientos de concurrencia competitiva.

Se busca que el proceso se base en la comparación de las distintas solicitudes presentadas con el objetivo de adjudicar las ayudas a aquellas actividades que hayan obtenido mayor puntuación en aplicación de los criterios de valoración previamente fijados en las bases reguladoras y en la convocatoria.

Excluidas las organizaciones morosas

Las fuentes a las que ha tenido acceso este diario revelan que otro de los puntos importantes de la reforma de la Ley de Subvenciones será que no hallarse al corriente en el cumplimiento de las obligaciones tributarias o frente a la Seguridad Social será motivo para excluir a una entidad como beneficiaria de una ayuda pública.

Esto impedirá, por ejemplo, que las formaciones políticas reciban subvenciones mientras no estén al corriente de sus obligaciones fiscales. De hecho, hace unas semanas se conoció que Izquierda Unida adeudaba 1,2 millones de euros a Hacienda, motivo por el que fue embargada su sede en Madrid, pero no se le retiró la ayuda del Estado.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·