Jueves 08/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

La baza que está utilizando el ministro Montilla para que las empresas del Motor se queden en España son los fondos europeos de I+D

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Ministerio de Industria está intentando capitalizar puntos con el sector del automóvil a base de repartir ayudas de I+D. Esta política ya ha dado sus primeros frutos: Opel, Renault y Volkswagen permanecerán en España.

Una importante partida de los 11.000 millones de euros que el Gobierno ha anunciado que destinará a políticas de I+D+i será destinada a la industria automovilística, en lo que algunos expertos consideran una excelente gestión del ministro de Industria, José Montilla. En ese presupuesto, el Ejecutivo incluye 2.000 millones del nuevo fondo tecnológico de la Unión Europea específico para España para el septenio 2007-2013. Otros 5.000 millones se enmarcan en el “Plan Ingenio” para el desarrollo de proyectos de innovación y el resto deberán ser aportados por Bruselas a través del VII programa marco de investigación de la UE, según los planes del Gobierno. En los últimos años, España ha comenzado a competir con la emergente Europa del Este, donde los costes de producción son más bajos y además se conceden ayudas a las empresas que se asientan allí. Los países del Este presentan un fuerte atractivo para las inversiones de las compañías automovilísticas con el que España difícilmente puede competir, dada la pérdida de competitividad de la economía española y el alto precio de su mano de obra. La estrategia de Montilla para bajar el coste de producción está consistiendo, como decimos, en financiar esta industria a través de ayudas I+D que se conceden a proyectos novedosos, como pueda ser el desarrollo de alguna pieza de un vehículo. De este modo, el Gobierno español está logrando compensar la imposibilidad de utilizar “ayudas de Estado” , prohibidas por la Comisión Europea. Por el momento, esta política está dando resultados, pues ha servido como aliciente para empresas como Renault, que ya ha anunciado que mantendrá su planta de Clio en Valladolid, o el Grupo Volkswagen, que tomó la decisión de mantener en España su planta de Landaben, además de SEAT, tras la visita oficial de Montilla a Wolfsburg (Alemania) hace unos veinte días.