Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Dinero

El vicepresidente de la CNMV, Carlos Arenillas, enfadó a los trabajadores al suprimir las botellas de agua mineral para ahorrar costes: “hay que ver su despacho”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Ambiente enrarecido en la sede de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Tras el anuncio de su presidente, Manuel Conthe, de presentar su dimisión ante el Parlamento, ahora es su vicepresidente Carlos Arenillas el que está en el candelero. Una decisión casi anecdótica ha sublevado a los empleados de la CNMV.

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Manuel Conthe, anunció la semana pasada que comparecerá en el Congreso de los Diputados para solicitar su renuncia en el cargo ante sus señorías. Ya se sabe que dicha asistencia tendrá lugar el próximo martes.

En esta situación, el vicepresidente de la CNMV, Carlos Arenillas, se ha convertido en el centro de todas las miradas. Arenillas ya ha anunciado que no presentará su dimisión tras las acusaciones vertidas hacia su persona por Conthe. Además, es el mejor posicionado para suceder al todavía máximo mandatario del organismo –el lunes, precisamente, se encontraba en la Bolsa de Madrid en la presentación del Informe Económico 2007-. No debemos olvidar que Arenillas es el hombre que colocó en el organismo Miguel Sebastián en su etapa de asesor económico de Moncloa.

El Confidencial Digital ha conocido ahora una sencilla anécdota que es recordada por los empleados con cierto resquemor, dado el clima que se respira en la CNMV. Un suceso menor pero que no lo ha sido tanto para los trabajadores del organismo. Los hechos son los siguientes.

En fecha reciente, el Consejo de la CNMV decidió eliminar las botellas de agua mineral gratuitas que estaban a disposición de sus trabajadores para, según la versión oficial, “ahorrar costes”. Éstas se encontraban situadas junto a la máquina expendedora de refrescos y café. En su lugar, se ha decidido situar una fuente de agua corriente.

Ante este hecho, el enfado de algunos empleados con los que ha podido contactar ECD es grande. Además, critican con dureza el despacho del que dispone Carlos Arenillas, que tiene unas dimensiones de unos 25 metros cuadrados. “Sólo hay que ver su despacho”, afirman.

Sin embargo, otros empleados de la CNMV afirman que esta última acusación es exagerada, ya que se trata del mismo despacho que han utilizado todos los vicepresidentes anteriores de la Comisión.