Martes 22/08/2017. Actualizado 14:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Así funcionan las peluquerías low cost que han crecido un 8% en plena crisis

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Peinado a 10 euros, corte a 14 euros y color a 18 euros. Con estos precios, las peluquerías Oh My Cut! han conseguido posicionarse entre las más visitadas durante la crisis. Las cifras avalan su éxito: en un mercado con un declive del 7%, esta cadena de salones 100% española ha crecido un 8% en los últimos meses y ha abierto casi 70 establecimientos en todo el país desde 2007. Te contamos las claves de su éxito.

Peluquería de Oh My Cut!. Peluquería de Oh My Cut!.

En una industria muy tradicional, en la que el público suele ser muy fiel a su salón de siempre, esta cadena de peluquerías, que va camino de abrir cien establecimientos durante 2015, ha conseguido romper con los esquemas convencionales.

Su precio es una de sus cartas de presentación, aunque no es su único rasgo característico. La decoración individualizada de cada uno de los salones, incluso de los franquiciados, así como una férrea dedicación a la formación, a la que destinan al menos un 5% de sus beneficios anuales, forman parte de la seña de identidad de estas peluquerías de éxito.

Especializados en ofrecer a sus clientes servicios sencillos, pero de calidad, convierten el tiempo en su principal aliado en una sociedad en la que las largas jornadas de trabajo y las obligaciones extra laborales reducen considerablemente las horas que podemos dedicar al cuidado personal.

Modelo de expansión: 120 salones en tres países

Ubicadas en las zonas más exclusivas de las 17 ciudades españolas en las que han abierto ya establecimientos, estas peluquerías ofrecen la posibilidad a los vecinos de algunas de las zonas más caras de España, como el barrio de Salamanca de Madrid, cortarse el pelo o peinarse por menos de veinte euros.

Esta misma oferta la encuentran los vecinos de las tres ciudades repartidas entre Colombia y México, donde ya ha abierto salones Oh My Cut! y donde pronto ampliarán la oferta en dos más.

De hecho, no sólo se expandirán en América Latina. Su modelo contempla la apertura de 120 salones en tres años con presencia en todas las provincias españolas, siendo las próximas aperturas previstas en Madrid (Claudio Coello, Padre Damián y Francisco de Sales), otros tres salones en Valencia y otro más en Bilbao, Zaragoza, Sevilla, León y Barcelona.

En total, más de 500 empleos entre los estilistas de los salones y los economistas, decoradores, gestores, etcétera, que dan servicio desde una central que no para de crecer.

Claves del éxito: formación y tiempos

Según confiesa Kiko Medina, director ejecutivo de Oh My Cut!, a La Buena Vida, el secreto está en tener un servicio de calidad sin pagar mucho dinero.

En muchas ocasiones, explica, los clientes nos movemos de un salón a otro por conveniencia: el precio y la cercanía son los factores que más influyen. Sin embargo, desde estos salones lo que intentan impulsar al máximo, en palabras de su CEO, es el factor humano y su experiencia.

La formación en este plano es fundamental, apunta. “Lo que hicimos para añadir valor a la fórmula fue generar protocolos y formar bien a la gente. El precio no tenía que ser alto pero había que añadir valor a este precio”.

Para llevar esto a cabo, cada año dedican al menos el 5% de sus beneficios totales a la formación de sus estilistas y a los de los franquiciados, con el objetivo de estar siempre actualizados en las técnicas y servicios y productos nuevos en el mercado.

La otra clave su éxito es el tiempo. Según datos del sector, la media de visitas a la peluquería de un ciudadano normal fiel a su salón se encuentra en 4,5 al año, los de los clientes de esta cadena acuden de media a la peluquería 12 veces en este mismo tiempo. Tratar de entender al cliente es una de sus prioridades y comprender que el tiempo es algo que no suelen tener es una de ellas. Ningún tratamiento sobrepasa los 30 minutos, frente a los 50 minutos de media de lo normal en las peluquerías convencionales.

Esta reducción de tiempo, además, permite un abaratamiento de personal, lo que produce que sus precios, por debajo también de la media, hayan provocado este crecimiento.

La importancia de la decoración individualizada

La decoración de los locales es una de las prioridades de la compañía española. El objetivo: generar una marca que rápidamente creciera.

Cada peluquería tenía que ser única, explica Kiko Medina. “Tú te haces fan de tu salón. Cuando piensas en cadenas de algo, aunque sabes que te ofrece una serie de garantías, muchas veces la sensación es que no te tratarán de una manera personal”. Es en este punto donde cobra sentido esta idea, en la que tanto la empresa como el franquiciado crean una personalidad única para cada salón.

Objetivo alcanzable es acabar el año con 120 salones en total. 

También te puede interesar...

Negocio

Gran parte de los centros deportivos no genera caja en la actualidad Leer

Destinos

¿Vuelas en tus vacaciones de verano? ¡Cuidado con tu maleta si te la pierden! Los 10 puntos a seguir para salir airoso Leer

Gadgets

El tóner compatible, la alternativa perfecta para ahorrar en consumibles Leer

Motor

Prueba: Nissan Micra 1.5 dCi Leer

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·