Lunes 24/07/2017. Actualizado 11:29h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Un 70% de los españoles compra ya por Internet. El comercio electrónico en cifras

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Diversos portales y agregadores han supuesto un cambio en la forma que tenemos de enfrentarnos a la compra y también a la venta. Ya no podemos desdeñar a ese público que no quiere pasar tardes paseando buscando y probando. Desde el sofá de casa, desde el trabajo, mientras vemos la televisión, podemos comprar y vender. El e-commerce y el m-commerce ha llegado para quedarse. 

Realizar la compra a través de Internet. Realizar la compra a través de Internet.

Sin lugar a dudas, el comercio electrónico es hoy en día uno de los fenómenos que más visiblemente está modificando nuestros hábitos de comportamiento. Cada vez son más las personas que se lanzan a vivir la experiencia de comprar sin moverse de su asiento. Puede darse el caso de que estemos comprando mediante nuestro teléfono móvil, mientras paseamos por una zona comercial plagada de tiendas. Tiendas analógicas contra tiendas virtuales.

Las encuestas no engañan y la llegada de las TIC a los hogares españoles es ya una realidad. Ya no es cosa de gente joven que ha crecido y convivido con Internet desde siempre y sabe manejarse por las redes con total soltura. Hoy en día, cada vez más gente de la que se consideraba analfabeta digital, está adquiriendo conocimientos suficientes para saber desenvolverse sin problemas por la Red. Casi un 70% de los hogares españoles, lo que supone casi 11,1 millones de viviendas, ya tiene acceso a Internet, lo que significa que el abanico de posibilidades que se abre para quienes quieren mostrarle algo a alguien y mucho más, vendérselo, tiene en esta apertura de la ventana digital y virtual, un nicho que no debe despreciarse de ninguna manera.

Para entender el impacto que tiene en las empresas, ser conocedores de esta realidad que supone poder llevar la tienda al domicilio, al puesto de trabajo, al lugar que se quiera realmente en el que se encuentre el consumidor, sabemos que el 98% de las empresas españolas de 10 o más empleados disponía de conexión a Internet en enero de 2014 y que prácticamente el 98% de las empresas poseen un ordenador.

Ya hemos dicho que el uso de Internet se ha universalizado y que cada vez más gente hace más cosas por la Red, pero ¿quiénes compran por Internet? Según datos del INE, casi 11 millones de personas compraron por Internet en 2013 y el 46% eran mujeres. Esto supone que el 29,1% de la población femenina ha realizado alguna compra a lo largo de ese año. La mayor parte de las compras las realizaron personas de entre 35 y 44 años y los jóvenes entre 25 y 34 años. En contraste, solo el 1,9% de ellas tiene entre 65 y 74 años. Por lo que respecta al nivel formativo, el 42% de las personas que compran por Internet tiene estudios superiores, el 27,3% ha terminado educación secundaria y el 12,6% está actualmente estudiando.

A lo largo del año 2013, el 32% de la población española realizó alguna compra por Internet, y aunque nos parezca una cifra elevada, se sitúa por debajo de la media europea, que está en el 47%. En países como Dinamarca o Reino Unido, más de las tres cuartas partes de su población había realizado algún tipo de compra online en 2013. Según estos mismos datos del INE de 2013, las principales compras que se realizaron por Internet correspondieron a ropa, calzado y material deportivo así como entradas para eventos. En ambas categorías, un 12% de la población prefirió hacer la compra online antes que desplazarse.

La trascendencia de las compras online, del comercio digital, es tan grande, que replantea el funcionamiento de modelos económicos enteros y de sistemas que parecían establecidos por siempre jamás. Nos encontramos por ejemplo con el caso de Uber, la aplicación que está revolucionando el transporte en toda Europa y que ha puesto en conflicto a los garantes del transporte público frente a un sistema que se escapa de las reglamentaciones habituales. Uber, a través de un software de aplicación móvil, lo que comúnmente conocemos como una APP, pone en contacto a clientes con los conductores de vehículos registrados en su servicio de transporte. Una auténtica revolución que pone en cuestión los modelos de transporte público y que ha ocasionado en España más de un conflicto por invadir competencias.

Una buena, o cuando menos vistosa, campaña de publicidad ha puesto en boca de todo el mundo el comparador de precios de hoteles Trivago, y pocos son hoy en día los que planifican un viaje sin tener a mano un dispositivo que les conecte a la Red y con el que poder encontrar la mejor oferta en el menor tiempo. Por sí mismos y sin ayuda de nadie, más que de una aplicación que hace todo el trabajo que antes hacía un asesor físico. Es la nueva economía y ha llegado para quedarse.

Otro ejemplo a significar es el de Shopalike, empresa de origen alemán y que pertenece al grupo Axel Springer España. Funciona como un agregador de tiendas asociadas y después de seis años de funcionamiento, ya está presente en 20 países. La misión de este agregador puro no es otra que la de facilitar las compras a los usuarios. Se busca llevar tráfico de calidad a las tiendas que integran su catálogo y que sean esas tiendas asociadas las que realicen las ventas. Esta forma de actuar, facilita el posicionamiento de pequeñas tiendas frente a grandes propuestas con las que no podrían competir. Actualmente en la versión española del portal cuentan con más de 450 tiendas asociadas, de todo tipo de tamaño y tipología.

Shopalike permite a las tiendas de todo el mundo, gracias a la internacionalización de la empresa, posicionar sus productos en los más diversos países, sin necesidad de mayores inversiones de estudio de mercado o demás. El usuario de Shopalike, simplemente tiene que buscar el producto que desee y el portal le ofrece una diversidad de tiendas y establecimientos en los que puede encontrar ese artículo.

ShopAlike tiene un funcionamiento realmente intuitivo, con posibilidades de ajustar la búsqueda del artículo por color, material, marca, precio, etc. Una vez que el usuario encuentra y selecciona el producto que le satisface, se redirecciona a la web de la tienda que vende ese producto, donde finalmente se realiza la compra. De esta manera, los usuarios disponen de un amplio catálogo, con un mayor número de posibilidades de éxito para encontrar lo que se desea, en diversas tiendas y escoger el que más se adecúe a su gusto.

Las ventajas de la venta online no las disfruta únicamente el usuario, también la tienda se beneficia de una manera evidente. Su integración en Shopalike consigue llevar tráfico de calidad a su página.

Sin duda, son ejemplos de cómo la compra y venta por Internet supone un cambio diametral en la forma de comportarnos en la Red y de cómo ya no compraremos ni venderemos igual.


También te puede interesar...

Estilos

Los zapatos que las "it girls" no se quieren quitar Leer

Negocio

Los créditos rápidos en pleno auge Leer

Tendencias

¿El Wimbledon más grande de la historia? Leer

Gadgets

Un simulador en 3d permite comprobar los resultados de un aumento de pecho antes de la cirugía Leer

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·