Lunes 21/08/2017. Actualizado 10:21h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Alberto Oliart y su equipo están perplejos por la virulencia y el descaro de los trabajadores de TVE: pretenden imponer incluso a los presentadores de algunos programas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La situación en TVE es de enorme crispación. Tanta que, según algunos protagonistas, el ambiente se está volviendo irrespirable. La cúpula de la Corporación asiste perpleja al boicot de los trabajadores decididos a aprovechar la coyuntura para obtener beneficios y mejoras.

Según los testimonios recogidos por El Confidencial Digital, existe una actitud de rechazo total a los actuales dirigentes. El presidente Alberto Oliart apenas lleva tres meses en el puesto pero los empleados de RTVE han percibido que se encuentra en una situación de “debilidad” y están decididos a aprovecharla.

No son los únicos. A su juicio, el Partido Popular también está maniobrando con habilidad y determinación utilizando precisamente ese resquicio: la frágil posición de su presidente.

Mientras tanto, Oliart y su equipo continúan empeñados en desatascar el conflicto. Una de las principales batallas se está centrando en la producción propia. Los trabajadores reclaman menos contratación externa a productoras ajenas a la casa y mayor utilización de los empleados del canal público.

Sin embargo, desde la dirección de TVE se denuncia el escaso nivel de colaboración que el personal de la cadena demuestra en ello. La producción propia –argumentan los hombres de Oliart- exige continuidad, es decir, sesiones de trabajo ininterrumpidas, que permitan rentabilizar al máximo la contratación de los actores, el uso de las localizaciones, la climatología adecuada o la utilización de equipos, decorados, platós…

La queja de la dirección de TVE es que los trabajadores no quieren oír hablar de flexibilizar su jornada laboral o adaptar las jornadas de grabación a unos turnos que contemplen la obtención de días libres más adelante. Exigen producción propia pero un horario sin sobresaltos.

Para colmo, el descaro al que están llegando los trabajadores –advierten desde la cúpula de la cadena- va en aumento. Una de sus últimas maniobras ha sido intentar designar a los presentadores de algunos programas de La 1. Se menciona expresamente el caso de ‘Comando Actualidad’, el espacio de reporteros que se emite la noche de los miércoles y dirige Silvia Sánchez.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·