Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Alfonso de Salas forzó la salida del director de El Economista tras serias discrepancias sobre el “control” de los periodistas y el enfoque informativo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El pasado viernes, 10 de noviembre, El Economista anunció la salida de Carlos Salas como director de la cabecera. Los motivos de fondo por los que el periodista ha abandonado el periódico tienen que ver con algunas discrepancias con el editor del rotativo sobre la manera en la que ha dirigido a sus periodistas y el tono de los titulares empleados en estos ocho meses de vida de la cabecera.

El Economista vio la luz el pasado 28 de febrero. Tras ocho meses en los quioscos, el hasta ahora director, Carlos Salas, acaba de abandonar el periódico en una decisión del ex presidente de Unedisa –la empresa editora del diario ‘El Mundo’-, Alfonso de Salas.   La nota oficial difundida por la cabecera señalaba que la salida de Carlos Salas iba a coincidir con “una etapa de consolidación, preñada de nuevos proyectos y publicaciones". Sin embargo, en el citado escrito no se mencionaban los motivos de la marcha del ex director.   Según las informaciones recabadas por El Confidencial Digital, el ex director Carlos Salas ha mantenido en las últimas semanas discrepancias de fondo con su editor sobre el modo en el que ha llevado la Redacción y el tono de las informaciones y los titulares de El Economista.   Concretamente, las fuentes consultadas aseguran que Alfonso de Salas manifestó en diversas ocasiones que el ex director de su rotativo había dejado “que los redactores fueran demasiado independientes”. Esta independencia también habría molestado al ex de Unedisa por la manera en la que se han estado enfocando algunas noticias y se han titulado diversas informaciones.   “Si uno no cuenta con OJD y la publicidad se comporta tan discretamente hay que ser más cuidadoso con los titulares”, se le ha oído decir en diversas ocasiones al dueño del periódico por la sede la cabecera económica.   Hay que decir, además, que la marcha de Carlos Salas ha dejado a la Redacción del medio “desconcertada y con un cierto malestar” por el cambio de director. Aunque desde la calle Condesa de Venadito se asegura que los planes de los máximos directivos de la empresa tras la reorganización “no afectará al espíritu del periódico”.

Se señala también que el cambio de director supone "una reorganización de la Redacción"  y que servirá para "potenciar algunas áreas del periódico, como la investigación".  En cuanto a las discrepancias, en El Economista ya se advertía una "falta de sintonía" entre el editor y el hasta ahora director, "aunque no eran diferencias graves", se asegura.   El relevo en la dirección del diario ha supuesto el ascenso del hasta ahora director adjunto de El Economista, Amador G. Ayora. El periodista que comenzara su carrera profesional en el diario Expansión, compaginará la tarea directiva con su labor al frente del área de investigación del rotativo.

·Publicidad·
·Publicidad·