Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Balance (provisional) del traslado de Unidad Editorial: el exclusivo despacho de Pedro J. Ramírez, mejor aparcamiento, problemas con papeleras y armarios

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Unidad Editorial ha estrenado sede en la madrileña avenida de San Luis. Hasta allí se han desplazado desde Pradillo más de 1.500 profesionales que han sido los primeros en habitar el nuevo edificio. Los primeros días han permitido acumular un puñado de anécdotas.

El inmueble aún se encuentra en obras. Los operarios trabajan estos días en darle los últimos retoques y ponerlo a punto. La primera impresión ha sido buena pero hay problemas de adaptación. Las terminales telefónicas, por ejemplo, son de última generación. Así, los profesionales están teniendo dificultades para pasar las llamadas o ver las últimas recibidas.

Los trabajadores tampoco conocen con exactitud donde se encuentran los diferentes departamentos del grupo o donde se han ubicado los despachos de los jefes. Además, la zona de impresoras se ha colocado en un lugar algo alejado de la redacción general, por lo que el comentario generalizado entre algunos periodistas, con cierta ironía, es que van a adelgazar algunos kilos de tanto paseo. Asimismo, las máquinas se quedaron muy pronto los primeros días sin papel.

Los armarios que han colocado los responsables en el nuevo edificio tampoco han gustado. Se trata de vitrinas –algunas de ellas con puertas- de diferentes colores y a media altura, por lo que al colocar el abrigo o la chaqueta ésta arrastra por el suelo.

La dirección está intentando solucionar estos pequeños detalles y ha pedido a los trabajadores que les informen de los aspectos que hay que mejorar. En este sentido, se van a colocar percheros para solucionar el problema de las prendas de abrigo. También se han adquirido más papeleras y de mayor tamaño.

En el interior del edificio se combinan los colores azul, naranja, rojo y gris. Todo el edificio está equipado con moqueta, excepto el despacho del director del diario El Mundo. Pedro J. Ramírez ha decidido instalar en su habitación terrazo de color beige claro, adornado con pequeñas estrellas.

Las mesas de los periodistas son corridas y están equipadas, por ahora, con una pantalla de ordenador. No obstante, está pensado que cada profesional pueda disponer de dos pantallas en cada puesto de trabajo.

Respecto al aparcamiento, por ahora no existen complicaciones. Se trata de una zona obrera en la que los vecinos se marchan muy temprano a trabajar. Por tanto, durante el día hay suficientes plazas en la calle y sin los problemas del Servicio de Estacionamiento Regulado al encontrarse fuera de su zona de influencia.

El único problema a medio y largo plazo de los profesionales de Unidad Editorial es la falta de restaurantes en la zona que puedan acoger a tal número de trabajadores. El propio Pedro J. no quiso que el edificio contara con un comedor y ahora no existen establecimientos suficientes para dar comidas a tantos trabajadores.