Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

El equipo que se llevó Belarmino García a Vocento tiene estipulado en su contrato una indemnización de un millón de euros en caso de despido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Miguel Abellán y María José Villarubia se incorporaron a Vocento hace unas semanas de la mano del recientemente destituido consejero delegado de la compañía, Belermino García. Su futuro tiene algo preocupados a estos profesionales.

Tanto Abellán como Villarubia desembarcaron en Vocento tras haber trabajado junto a Belarmino García en su etapa al frente de la operadora de telefonía Amena (hoy Orange). De esta forma, el ex consejero delegado fue situando progresivamente a empleados con una larga trayectoria en el grupo para dar espacio a su equipo de confianza. Así sucedió con Fernando Samaniego o Víctor Viguri, por ejemplo.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, este equipo directivo a las órdenes de Belarmino García se encuentra ahora en una situación delicada: su mentor ha sido destituido y el nuevo consejero delegado, José Manuel Vargas, es posible que haga lo propio y cuente con profesionales de su confianza en puestos clave del organigrama.

Eso sí. Esos directivos han manifestado en privado que no están dispuestos a renunciar ahora a su contrato de trabajo. Tanto Miguel Abellán como María José Villarrubia -director de Nuevos Mercados y responsable de Recursos Humanos, respectivamente-, explican desde Vocento, tienen una cláusula de indemnización de un millón de euros en caso de despido.

Según las mismas fuentes, por cierto, Belarmino García va a recibir una compensación de dos millones de euros anuales por cada uno de los cinco años blindados.

ECD ha intentado contactar reiteradas veces con Miguel Abellán y María José Villarrubia para conocer sus intenciones de cara a su futuro en Vocento. Ninguno ha devuelto las llamadas.