Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Editores y gerentes de Medios fijan su atención en dos nuevas líneas de negocio publicitario: lo local y el inmigrante

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La premisa de la que se parte es que la publicidad no es una tarta que se trocea sino una actividad de desarrollo comercial. Teniendo claro este axioma, algunos editores y empresarios del mundo de los medios de comunicación nacional ya están mirando hacia dos apetitosas líneas de negocio: la publicidad local y los inmigrantes.

La premisa de la que se parte es que la publicidad no es una tarta que se trocea sino una actividad de desarrollo comercial. Teniendo claro este axioma, algunos editores y empresarios del mundo de los medios de comunicación nacional ya están mirando hacia dos apetitosas líneas de negocio: la publicidad local y los inmigrantes.

 

A juicio de algunos “gurús” mediáticos de este país, la publicidad local en España se encuentra aún en sus inicios. Se recuerda, por ejemplo el potencial que suponen los 6 millones de habitantes de la capital de España: dos veces la población de Nicaragua, dos tercios la de Portugal o toda Cataluña.

 

El añadido de poseer un Producto Interior Bruto envidiable dota a esta ciudad, y otras similares, en un objetivo claro de desarrollo comercial. “Madrid debe tener –se escucha decir- una capacidad publicitaria infinitamente superior a la que tiene, dejando a un lado las grandes marcas y centrándonos en las locales”.

 

El otro dato relevante: los cuatro millones de inmigrantes que ya existen en este país. Los editores recuerdan cómo este sector se ha convertido ya en uno de los objetivos preferenciales de la actividad bancaria. Se trata de gente joven, que trabaja, que ahorra, que envía dinero fuera de nuestras fronteras, que compra, necesita un piso…

 

De lo que se trata ahora, afirman algunos empresarios en privado, es de adecuar la oferta mediática a la demanda de estos dos filones que están aún por explotar.

·Publicidad·
·Publicidad·