Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Prisa no perdona al ‘traidor’ Luis Fernández su fichaje por TVE y sus ‘afrentas’ hacia la empresa de Polanco: Localia TV, las motos, Angels Barceló

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Como reza el dicho, “Roma no paga traidores”. Contrariamente a lo que pudiera pensarse, tras pasar varios años vinculado a la compañía que preside Jesús de Polanco, el nuevo presidente de la Corporación RTVE ha sido calificado como ‘persona non grata’ por las más altas esferas del Grupo Prisa. La culpa: haber despreciado a Localia TV y varios movimientos que en la casa se consideran ‘ofensivos’.

La animadversión surgida entre los directivos del Grupo Prisa hacia Luis Fernández tiene su origen, principalmente, en su decisión de fichar por el Ente Público. Según ha sabido El Confidencial Digital, en la zona noble de la compañía que preside Jesús de Polanco se tiene “un cierto sentido patrimonial” de los profesionales que han crecido en la empresa. De alguna manera, se exige una cierta fidelidad a la casa madre y se mira con malos ojos a esas personas que se marchan.

Por otro lado, el fulgurante ascenso profesional de Luis Fernández es considerado por algunos como un movimiento que, en cierto modo, les abochorna: hay quien piensa que Prisa ha dado muestras de no saber apreciar lo suficiente a este joven valor, tras no haber apostado completamente por él.

En este contexto, la oferta realizada tiempo atrás por Prisa a Fernández para que dejara la productora de la organización Plural Entertainment, con sede en Miami, y apostara por la dirección de Localia TV –un proyecto a la deriva y sin definición clara en estos momentos- se considera un error estratégico que provocó, ni más ni menos, que la marcha del actual presidente de RTVE.

Sin embargo, el malestar ha derivado en profundo enfado tras varios movimientos realizados por el propio Luis Fernández desde su nuevo puesto. ECD ha podido saber, por fuentes de la dirección de Prisa ,cuáles han sido las actuaciones del directivo del Ente Público que peor han sentado en la compañía. Son las siguientes:

-- Cuando la llegada de Luis Fernández a TVE era sólo un rumor, comenzó en el Ente la negociación por los derechos televisivos del Campeonato Mundial de Motociclismo. Prado del Rey parecía de retirada y muy poco predispuesto a acudir a una costosa puja que se movía al alza. En ese momento, irrumpió Cuatro. La cadena de Sogecable apostaba por entrar por fin en un deporte de masas y competir de tú a tú con las grandes televisiones. Sin embargo, la operación fracasó cuando Luis Fernández ordenó pujar con fuerza por las Motos y logró su objetivo. Polanco y Daniel Gavela se quedaron sin las carreras.

-- Nada más llegar a TVE, Fernández anunció los fichajes de sus hombres de confianza: Javier Pons, nuevo director del canal, y Carlos Fernández, nuevo director de programación. Se trata de otros dos hombres con un pasado muy ligado al Grupo Prisa.

Pons fue nombrado en 1990 jefe de programas de Radio Barcelona (Cadena SER) y un año después pasó a ser director de antena. En 1994, fue nombrado director de M80 y en 1996 pasó a dirigir la Cadena 40 Principales, de Prisa.

Por otro lado, Carlos Fernández comenzó su carrera en Telemadrid, fue director de Marketing de Telecinco, director de Programación y Compras de Antena 3, hasta llegar a Sogecable como director de Marketing. Fernández fue también director de Plural Entertaiment España, la división española de la productora audiovisual del Grupo Prisa, trabajando precisamente a las órdenes de Luis Fernández.

-- El último movimiento que ha colmado la paciencia en la compañía de Jesús de Polanco ha sido la oferta realizada por Luis Fernández hace unos meses a Ángels Barceló para que se hiciera cargo de la dirección de Radio Nacional de España. Como ya se contó en estas páginas –véalo aquí-, sólo el deseo de la periodista catalana de permanecer en primera línea informativa, impidió su salida de la Cadena SER.