Sábado 10/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

El presidente de la Fundación Ortega y Gasset ha tomado las riendas de la línea editorial de El Imparcial para ‘centrar’ el diario que preside Anson

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El editor de El Imparcial y presidente de la Fundación Ortega y Gasset ha optado por asumir directamente la línea editorial del nuevo medio. José Varela Ortega había percibido que el nuevo diario digital presidido por Anson estaba tomando una deriva diferente a la que se había acordado inicialmente.

Según ha podido saber El Confidencial Digital, Varela Ortega no estaba conforme con el tono general del área de opinión de las primeras ediciones de El Imparcial porque, a su juicio, no cuadraban con la línea editorial recogida en el escrito fundacional del diario digital.

Estas fuentes aseguran que Varela está tratando ahora, en primera persona, de ‘centrar’ el diario pues varios profesionales le han trasladado que el medio se estaba escorando demasiado hacia posturas de la derecha, abandonando el perfil liberal que se le pretendía dar.

Concretamente, algunos colaboradores del diario expresaron al propio Varela su disconformidad con esta línea editorial. Según las fuentes consultadas por ECD, estos columnistas son personas muy cercanas al propio Varela que le hicieron llegar personalmente sus diferencias.

Estos son algunos de los principios editoriales recogidos en la carta fundacional de El Imparcial que preside Luis María Anson y dirige Joaquín Vila:

-- “Nuestro Imparcial del siglo XXI, que renace en un mundo plenamente internacionalizado, debe retomar una tradición liberal que, en nuestro idioma y en ambos hemisferios, cumplirá pronto doscientos años”.

-- Procuraremos, pues, hacer un medio donde se reflexione más que se opine. La independencia y la objetividad son también un estilo. Y el nuestro será sobrio, escueto e informativo, preciso en la descripción, contenido en la adjetivación. Profiláctico con la opinión, vamos a ver si somos capaces de evitar la dolencia más común de los diarios en español, en los cuales los juicios de valor empiezan ya por contaminar los titulares. Porque no buscamos conformar la opinión de nuestros lectores sino contribuir, con informaciones contrastadas y análisis solventes, a que ellos se formen su propia opinión. Una opinión a la cual, con la información, debemos servir los términos del debate de los temas de nuestro tiempo.

-- Información objetiva y análisis riguroso es la única combinación con que podemos y sabemos ayudar a reorientar y serenar una deriva alarmante. Al contrario de lo que opina el grupo mediático más poderoso de nuestra lengua, no creemos que la democracia española pase precisamente por su mejor momento. Antes al contrario. Vivimos malos tiempos filosóficos. Presenciamos el asalto de un pensamiento progresivamente estridente, a la par que poco riguroso y desordenado, cuando no banal, vaporoso e insustancial.

·Publicidad·
·Publicidad·