Lunes 05/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Iñaki Gabilondo explica el ‘periodismo en tiempo de crispación’ (lo de la CNMV es otro contubernio del PP) y relata su singular puntapié a Felipe González

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Iñaki Gabilondo sostiene que la crispación política es un hecho para el que no tiene soluciones pero sí un culpable: los chicos del PP. Este martes intervino en una conferencia de CCOO y no defraudó. Con un lenguaje culto, teñido de anécdotas personales, repartió críticas a mansalva: José María Aznar, la Asociación de Víctimas del Terrorismo, un vocal del CGPJ y las empresas de comunicación.

Los protagonistas del coloquio no fueron los periodistas, a pesar de que la charla llevara por título “Periodismo en tiempo de crispación”. Este martes, la Sala “Abogados de Atocha”, emblema de rebeldía y de lucha, situada en el edificio que la Fundación de CCOO tiene en el popular barrio de Embajadores, no se llenó de “plumillas”. El invitado de honor fue Iñaki Gabilondo que fue presentado por Rodolfo Benito, el presidente de la fundación, como “un periodista respetado incluso entre quienes lo critican” y que “nunca se ha negado a opinar”.

El informador llegó puntual a la cita, a las doce del mediodía, acompañado a la debida distancia de un guardaespaldas que, protector, no le quitaba los ojos de encima. En las sillas, el público, escaseaba. “Casi todos somos liberados del sindicato -dice uno-, porque si no, no podríamos estar aquí”, reconocía un asistente. Pero entre los presentes también se podía ver a algún legendario abogado laboralista como Enrique Lillo.

Gabilondo esperó pacientemente a que la estancia se llenara. El único medio que registró sus palabras fue el que colocó sobre la mesa un micrófono con el logotipo de la Cadena SER. Y el periodista comenzó:

-- El PP es la fuente de la crispación. “Que hay crispación política es un hecho”, señaló uno de los presentes. “He venido a escuchar –respondió Gabilondo- pero me consuela pensar que no soy el único que lo piensa”. “¿La crispación es fruto de la casualidad o una estrategia?”. “El poder es un plato que se cocina caliente. En España, los políticos tienden a suicidarse. Le ocurrió al PSOE con UCD, al PSOE después y luego al PP”.

Gabilondo evitó referirse a los errores del PSOE y de UCD, pero se detuvo en los de los populares. “Fue una legislatura de manicomio, la peor gestión que se ha hecho en la vida porque los errores cometidos en Irak pasarán a los anales de la Historia y, ahora, con la catarata de mentiras del 11-M el PP se ha pegado un tiro en la boca”.

La razón del “suicidio popular” es el “disgusto” del partido por la pérdida de las elecciones. “Lo entiendo. Nadie ha pasado de la mayoría absoluta a la derrota. Salieron con un profundo rencor. El PP siempre se ha enfadado conmigo por decirles que utilizan la lucha antiterrorista en sus mensajes políticos, pero a mí nadie me dice lo que tengo que decir. Tras el 11-M la situación ha empeorado. Hablan de traición a las víctimas del terrorismo, ruptura de España… Lo peor es que su debate ha llegado a la sociedad, convirtiéndose en motivo de discusión entre compañeros, familiares y amigos. Esto, en España, es un polvorín, material incendiario…”.

-- La prensa no puede ser neutral. “Algo tenemos que hacer”, valoró Gabilondo. “Somos el cuarto poder, la sombra del poder. Ahí debemos estar, pero algunos medios juzgan y entierran los asuntos. Hay compañeros que dicen que sin un Watergate esto es un aburrimiento y esto no puede ser así”.

-- Duras críticas contra la Asociación de Víctimas del Terrorismo. “En un juicio por terrorismo no podrían ser jurado. En la política tampoco pueden conducir las decisiones”.

-- Sobre Aznar, Requero y el puntapié a Felipe González. “Recuerdo una frase suya [de Aznar] la última vez que comí con él en La Moncloa. Dijo: 'En terrorismo, sólo yo digo lo que hay que hacer'". Una frase que recuerda Gabilondo, frecuentemente, cuando escucha a personas como el vocal del Consejo General del Poder Judicial, José Luis Requero. “¿Quién se cree que es este señor para opinar sobre todo?”. Y dejó escapar un tirón de orejas a Felipe González “al que le tuve que dar un puntapié en una entrevista con Concha García Campoy en Cuatro cuando se puso a hablar de los fallos de Zapatero en la tregua. Si no ha hablado de sus propios errores, ¿por qué tiene que hablar de los de los otros?”.

-- El affaire de la CNMV. Gabilondo anunció que como al PP ya se le ha acabado la polémica con el 11-M, el nuevo Watergate será la controversia con la CNMV. “Ese será el nuevo contubernio para mantenernos crispados”.

-- Precarias condiciones laborales de los periodistas. También se refirió al gran culpable de la libertad de expresión: el paro y las malas condiciones laborales a las que se enfrentan cada día miles de periodistas. “Yo ayudo en lo que puedo”.

El discurso mereció aplausos de los asistentes que acabaron felicitándole. Apenas cinco de ellos pudieron tomar la palabra. Iñaki Gabilondo fue a escuchar, pero agotó el tiempo hablando.