Sábado 10/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

González Urbaneja habla de déficit en el tratamiento de la información sobre terrorismo y pide el debate en la profesión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El presidente de la Federación Española de Asociaciones de Prensa (FAPE), Fernando González Urbaneja, está preocupado con el tratamiento de la información sobre terrorismo y pide a los comunicadores un debate profundo porque se trata de información sensible, delicada.

En la última Asamblea de FAPE celebrada en La Coruña en el pasado mes de marzo, González Urbaneja incluyó un debate con tres ponentes para hablar de la información sobre terrorismo. Recuerda, además, que la Asociación de Periodistas Parlamentarios organizó en El Escorial un curso sobre esta materia y ahora, en su calidad de presidente de la Asociación de la Prensa de Madrid (APM), ha dedicado el último número de julio de la publicación “Cuadernos de Periodistas” para exponen el tema “Lenguaje periodístico y terrorismo”.

En la habitual carta que dirige a los lectores, González Urbaneja asegura que existe un “déficit en nuestra profesión, escasez de debate interno y práctica en cada redacción, en cada medio, para cada materia específica”. Concretamente, el periodista resalta que este vacio en la profesión ocurre cuando se habla de algunos temas como terrorismo, violencia doméstica, la intimidad, y el tratamiento de la infancia o de los más débiles.

En cuanto a la información sobre el terrorismo, González Urbaneja asegura que los tres errores de los periodistas en esta materia son:

-- Error de lenguaje: “los terroristas han impuesto su jerga, su modo de entender, sus procedimientos no escritos”. Según su parecer, el profesional de los medios de comunicación debe cuidar este aspecto “porque cuando se acepta el lenguaje del otro se le otorga credibilidad”.

-- Sobreexposición de los terroristas, de sus portavoces y de sus fechorías: este error en el que incurre el comunicador genera “noticias convertidas en acontecimientos que sólo sirven para dar importancia a los actores, que ven así reforzada su posición, por odiosa que sea”, concluye.

-- Especulación informativa: “los terroristas quieren intimidar, asustar, ganar los titulares y los arranques de los informativos y lo consiguen con demasiada frecuencia”, lamenta el presidente de la APM.