Lunes 05/12/2016. Actualizado 16:38h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

El Grupo Prisa sume a ERC en un ‘apagón informativo’ total y apuesta por volver al esquema clásico de pactos del PSOE con CiU y PNV

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El holding de medios de comunicación que preside Ignacio de Polanco mantiene ‘fuera de cámara’ desde hace meses a Esquerra Republicana. Desde esta formación se afirma que se trata de un intento de reeditar al pacto clásico del PSOE con sus socios nacionalistas, PNV y CiU.

Tras la firma del Pacto de Tinell, que llevó a las fuerzas de izquierda catalana, PSC, IU-ICV, ERC, al Gobierno de la Generalitat de Cataluña en 2003, el Grupo Prisa hizo lo que algunas formaciones políticas califican de “un ligero esfuerzo” por normalizar la relación con todos los partidos.

El deseo parece que duró poco tiempo. De hecho, desde la Cadena SER comenzaron a filtrarse una serie mensajes con un mismo objetivo: había que recobrar el sistema de pactos propugnado por el ejecutivo de Felipe González, es decir, incluir a CIU y PNV como socios en el Gobierno, cuando así lo marcaran las circunstancias.

Y así, en noviembre de 2006, se produjo “un apagón informativo” de 2006 para Esquerra que pasó a desaparecer de las páginas del rotativo. Uno de los hechos mas significativos de aquella estrategia, se materializó el 21 de diciembre con la publicación de un artículo de opinión a toda página del líder de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida, en el que el líder de Unió apostaba, de nuevo, porque CiU participara de nuevo en la gobernabilidad de España.

Según algunos analistas del mundo político catalán, el extenso alegato no acabó de sentar muy bien a su compañero de coalición, Artur Mas, por el impacto mediático que tuvo en ciertos foros políticos.

Entonces, explican, se selló un pacto de sangre cuya apuesta clave era desplazar a Esquerra y restringir el acceso de sus iniciativas y propuestas a los medios pertenecientes a Prisa. Desde entonces, aseguran fuentes políticas, se acabaron las entrevistas para ERC.