Viernes 18/08/2017. Actualizado 14:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Cómo explica Juan Luis Cebrián el descalabro del Grupo Prisa tras su gestión. La culpa es de la crisis mundial, de Zapatero y del fin de los periódicos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El consejero delegado del Grupo Prisa, Juan Luis Cebrián, se defiende de las críticas a su gestión que surgen dentro de su compañía. Internamente maneja varios argumentos para justificar por qué la empresa está donde está.

Según los testimonios de primera mano recogidos por El Confidencial Digital, se trata de explicaciones que ha empleado recientemente, cuando se le echado en cara la venta de Cuatro al imperio de Silvio Berlusconi o el cierre de una cadena tan emblemática como CNN+.

A esos ejecutivos y a varios accionistas de la compañía les ha dado razonamientos de tipo coyuntural. No ha habido, afirman estas fuentes, ni una sola autocrítica. A juicio de Cebrián son tres las causas de que la compañía fundada por Jesús Polanco haya sufrido este descalabro:

Primero: Juan Luis Cebrián explica que Prisa ha sufrido los efectos de una crisis económica mundial, sin parangón en la historia.

Segundo: El consejero delegado advierte que el trato del Gobierno Zapatero a la sociedad ha sido hostil, no se ha favorecido a Prisa como en la etapa de Felipe González en La Moncloa y se ha favorecido a otros grupos más afines, como es el caso de La Sexta.

Cebrián ataca abiertamente al presidente del Ejecutivo asegurando que, tras la victoria socialista en 2004, el gobierno no les concedió una cadena más en abierto (aparte de Cuatro), como así le solicitó Prisa. Esa licencia, sin embargo, salió a un concurso al que también optó Blas Herrero y finalmente ganó La Sexta. Las presiones no sirvieron de nada.

Tercero: para Cebrián el tercer factor de la caída de Prisa es una crisis de modelo que afecta al periodismo convencional y especialmente, a los periódicos. El papel impreso, según Cebrián, está herido de muerte y El País ha visto reducidos sus beneficios de manera considerable.

“Somos
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·