Viernes 09/12/2016. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Luis del Olmo se planteó presentar su dimisión de la federación que otorgó el ‘Micrófono de Oro’ a Federico Jiménez Losantos, por sus ataques a Vocento

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La concesión del premio ‘Micrófono de oro’ a Federico Jiménez Losantos como “fenómeno mediático” ha causado un cierto revuelo en el sector de las ondas. Luis del Olmo se ha desvinculado totalmente de este galardón y declara no comprender por qué se lo entregan “a una persona que insulta a todo el mundo”. Estuvo a punto de dimitir.

El próximo mes de abril, la Federación de Asociaciones de Radio y Televisión hará entrega del premio “Micrófono de Oro” al periodista de la Cadena COPE, Federico Jiménez Losantos. El jurado de este galardón decidió por mayoría que la distinción recayera en la figura del director y presentador de “La Mañana”.

Una votación en la que estaba presente Luis del Olmo. El director de “Protagonistas”, inmerso de lleno en estos momentos en la preparación del aniversario de su programa número 10.000, ha declarado en privado –según ha podido saber El Confidencial Digital- que se desmarca completamente de la concesión de ese galardón.

Del Olmo ha señalado a su entorno más cercano que no entiende cómo le dan este homenaje “a una persona que insulta a todo el mundo y a la empresa en la que yo trabajo: Vocento”.

 En esta tesitura, Luis del Olmo se planteó presentar su dimisión como integrante de la federación que otorga estos premios, que él mismo creó junto con el Ayuntamiento de Ponferrada. No obstante, sus allegados convencieron finalmente al periodista leonés de que reconsiderara su decisión.

Luis del Olmo califica en privado la actual situación de las ondas españolas como de “una radio encendida”. Reconoce que la radio ha perdido la credibilidad que tenía en tiempos pasados, cuándo él empezó. Como solución, Del Olmo propone “que cada uno reconozca sus pecados”.