Viernes 09/12/2016. Actualizado 13:25h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

Los rostros demudados de los asesores de Moncloa y la desmoralización de Luis Fernández en la sala VIP donde seguían en directo la entrevista de TVE a Zapatero

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La escena fue bastante tensa, según narran algunos de los presentes. El presidente del Gobierno se enfrentaba en TVE a cien ciudadanos elegidos al azar, por vez primera en España, y se habían dedicado muchas horas a preparar la cita. A Luis Fernández y a los asesores de Zapatero no les gustaba nada lo que iban viendo y así lo comentaban.

El presidente de la Corporación RTVE, Luis Fernández, se ha mostrado eufórico este miércoles durante su comparencia pública en la Comisión Mixta de Control de RTVE por el resultado de ‘Tengo una pregunta para usted’, el novedoso formato que estrenó el martes la cadena pública para entrevistar al presidente del Gobierno.

El canal se ha apuntado un “tanto impresionante”, dijo Fernández recordando las cifras de audiencia. “Nunca se había hecho una entrevista de este tipo, democrática y que respiraba autenticidad, algo que no estaba preparado”, especificó antes de asegurar que TVE había marcado “un gol por la escuadra” a la competencia.

Tanto entusiasmo contrasta con la actitud que demostró el propio Luis Fernández en la sala VIP habilitada por los organizadores en los Estudios Buñuel de RTVE, desde la que algunas personalidades pudieron seguir, en simultáneo, lo que estaba pasando en el plató anejo con Zapatero, Lorenzo Milá y los ciudadanos invitados.

En aquella sala estaban la mayoría de los nuevos consejeros de la Corporación, el propio presidente, un grupo de asesores de Moncloa, encabezados por el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda, y el máximo responsable de Sofres, la empresa que se encargó de seleccionar a los españoles.

Según datos recogidos por El Confidencial Digital entre los presentes, la entrevista fue seguida de cerca –con comentarios a media voz, incluidos- por el equipo de Moncloa y Luis Fernández. Los testigos aseguran que sus rostros demostraban cualquier cosa menos felicidad y satisfacción. Más bien, todo lo contrario: “estaban demudados, incómodos”.

A los asesores del presidente del Gobierno se les escuchó comentar, por ejemplo, el error de utilizar el tono coloquial y el tuteo, por parte de Zapatero. No quedaba bien –sentenciaron en una ocasión- esa forma que estaba utilizando el entrevistado para dirigirse a los ciudadanos que, por el contrario, se dirigían a él utilizando el ‘usted’.

El jefe del Ejecutivo también recibió algunas críticas porque no se movía lo suficiente por el plató. Algo que –se les oyó decir- tampoco resultaba vistoso.

Las quejas de Luis Fernández se dirigieron sobre todo al modo en el que se estaba desenvolviendo el espacio. Manifestó su disgusto sobre lo ‘plúmbeo’ que estaba quedando todo, no había agilidad, y Lorenzo Milá no estaba llevando bien la puesta en escena.

De hecho, la sensación de derrota fue la que predominó una vez concluida la emisión. Al propio Luis Fernández se le escuchó una expresión del siguiente tenor: “Mañana, me van a llover las quejas”.

Sin embargo, según desveló públicamente este miércoles el propio presidente, su pesimista premonición no se ha cumplido. En la Comisión Mixta sólo habló de un SMS que acababa de recibir “de un importante dirigente de una televisión privada”, que decía: “ayer, por primera vez, vi algo en televisión que me provocó envidia profesional”. “Esto es un ejemplo de televisión pública”, concluyó Fernández.

Del sufrimiento y tensión sufridas en la sala VIP de los Estudios Buñuel, ni una palabra.