Viernes 02/12/2016. Actualizado 17:20h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

El primer director de El Mundo de Almería quiso colocar uniforme a sus redactores y optó por un equipo directivo “familiar”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La redacción de El Mundo en Almería estuvo a punto de tener que enfundarse un uniforme para poder realizar su tarea diaria. Esa al menos fue una de las ideas que barajó el primer director de la cabecera regional.

La redacción de El Mundo en Almería estuvo a punto de tener que enfundarse un uniforme para poder realizar su tarea diaria. Esa al menos fue una de las ideas que barajó el primer director de la cabecera regional. La ciudad de Almería cuenta con una edición del diario El Mundo desde hace poco tiempo. Los redactores que iniciaron la andadura del periódico de Pedro J. en dicha ciudad andaluza, aún siguen comentando las especiales circunstancias que se vivieron en los comienzos a causa de su primer director, quien ya ha abandonado el proyecto. Parece ser que este profesional llegó a barajar la idea de que los redactores vistieran de modo uniformado, tal vez para así fomentar el espíritu de equipo. Otra de sus originales medidas fue rodearse de un equipo “familiar”: su mujer llegó a ser la subdirectora del rotativo y su cuñado quedó al frente de una de las secciones más relevantes del periódico. Los redactores a los que llegaban voces de esta novedosa iniciativa no se extrañaron mucho. Sobre todo teniendo en cuenta que, en ocasiones, la primera reunión de temas del día quedaba fijaba para las 9.00 de la mañana, algo bastante inusual en un diario. Las ediciones se cierran de madrugada por lo que gran parte de la plantilla debe permanecer hasta tarde en la redacciones. El diario El Mundo se comporta en muchas provincias como una "franquicia informativa". Uno o varios empresarios ponen el dinero necesario y el diario de Pradillo da permiso para lanzar una edición local y la mantiene siempre que se conserve la línea editorial de la empresa. Así funciona en localidades andaluzas como Huelva o Almería.