Lunes 25/09/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Medios

La familia Polanco ha recriminado a Juan Luis Cebrián sus ‘excesivas’ apariciones públicas: “Un consejero delegado debería ser más discreto”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Juan Luis Cebrián ha sido, probablemente, uno de los mayores responsables de que Prisa sea a día de hoy el grupo de medios de comunicación más poderoso de España. Jesús de Polanco confío en él para dirigir el timón de la empresa pero, en los últimos tiempos, los herederos del conglomerado han tenido que recriminar al académico algunas de sus actitudes.

Ya hace un tiempo que Juan Luis Cebrían tenía en mente abandonar el grupo Prisa. Fue en 2008 cuando pensó que era el momento de irse. Pero el fallecimiento de Isabel Polanco le ‘obligó’ a mantenerse en su puesto.

Desde entonces, el consejero delegado de Prisa se ha fijado como prioridad dejar saneadas las cuentas del holding, antes de marcharse. Él mismo se siente, en parte, uno de los padres de Prisa y por eso está dispuesto a resolver él los problemas antes de dejarlo.

Pero desde hace unos tres años que Cebrián ejerce ‘con más fuerza’ la dirección del grupo, el académico ha protagonizado algunas polémicas que no han gustado en el seno de los propietarios de la empresa que comenzó como un pequeño negocio editorial.

Fuentes del grupo Prisa consultadas por El Confidencial Digital explican que la familia Polanco ha tenido que recriminar al Cebrián algunos comentarios que ha realizado en público. Hacen referencia, principalmente a dos de ellos:

-- Cuando el consejero delegado de Prisa calificó a Jaume Roures e Imagina como “brujos visitadores de Moncloa”.

-- Y cuando escribió un artículo titulado ‘Fuego amigo desde el entorno presidencial’, abriendo la batalla por la conocida como ‘guerra del fútbol’.

Estas acciones públicas, como decimos, no gustaron a la familia Polanco. Las críticas y los ‘excesos’ de Cebrián, en cambio, iban a más y el consejero delegado de Prisa aparecía en diferentes medios por sus polémicas declaraciones.

Fue entonces cuando la familia Polanco decidió intervenir y ‘sugerir’ a Cebrián que debía ser más ‘comedido’: “Un consejero delegado debería ser más discreto”, le vinieron a decir.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·